Borrador automático

La caravana de Ciudadanos ha hecho parada este domingo en Rentería para cargar contra los nacionalismos en medio de un ambiente de mucha tensión y rodeado de críticas sobre cuál era la finalidad de realizar un mitin en ese lugar, más allá de la foto propagandística.

Este acto ha sido el segundo capítulo de la iniciativa “En marcha por la libertad” para “defender la españolidad de la comunidad foral”, que en noviembre pasado se celebró en Alsasua (Pamplona) y donde el recibimiento, lógicamente, fue similar.

Albert Rivera ha presidido un mitin rodeado de lazos amarillos de gran tamaño que destacaban en la mayoría de las fachadas de la plaza de los Fueros y hasta adornaba el techo de la marquesina que ha cobijado a los representantes de Ciudadanos durante sus discursos.

El líder de Ciudadanos ha intentado gritar sus proclamas entre las caceroladas que intentaban ahogar su voz. El acto ha dado lugar a extrañas escenas cuando los intervinientes se dirigían más a las personas que veían el acto desde los balcones adornados con lazos y esteladas que a los asistentes sentados en el centro.

Rivera aprovechó para plantear dos novedades poco conciliadoras, pero de marcado caracter propagandístico, incluidas en su programa electoral: una reforma de la ley de víctimas para sancionar penal y administrativamente a los ayuntamientos e instituciones que promuevan o amparen homenajes al terrorismo y cambios en la ley electoral para que la “diáspora” vasca a causa del terror de ETA pueda votar en las elecciones municipales y autonómicas de Euskadi.

Además del líder de Ciudadanos, Maite Pagazaurtundúa, Joan Mesquida y Fernando Savater han sido los oradores. Fue destacable la intervención de Pagazaurtundua, que llegó a ser eurodiputada de la semilla de Ciudadanos, UPYD, que en lugar de intentar calmar el ambiente quiso echar más leña al fuego: “Aquí, sólo te dan la bienvenida si eres un etarra, si asesinas a alguien“.

Rodeado de ruido, Rivera recalcó un mensaje que hizo que el enfado medrase: “Euskadi no es vuestro Euskadi, es de todos los vascos y los españoles, como tampoco Cataluña es de Torra y Puigdemont“.

Ciudadanos no tiene en el País Vasco ninguna expectativa electoral puesto que solo obtuvieron el 3,53 por ciento de los votos en las elecciones de 2016 y es poco más o menos lo que podrían conseguir en la cita del 28 de abril.

Deja un comentario