El rey Mohamed VI no se «ofende». Y podemos comprender fácilmente las numerosas y justificadas razones de esta inconmensurable ira.

Mohamed VI ha dado instrucciones firmes a las televisiones públicas marroquíes para que dejen de dar cobertura a las actividades institucionales de El Othmani y su equipo de gobierno (de PJD).

Madrid (ECS).- A parte de la pésima gestión de la crisis diplomática desatada por parte de Nasser Bourita, ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos, contra España y Alemania por el Sáhara Occidental, El Othmani, primer ministro, publicó la semana pasada un falso tuit, ahora eliminado, donde afirmaba que las maniobras militares del «African Lion 21» se realizarán en el Sáhara Occidental.

«La localización del mayor ejercicio anual del Comando militar estadounidense para áfrica (Africom) «significa la consagración del reconocimiento estadounidense del Sáhara marroquí», reza el tuit de El Othmani.

El Othmani anunció a través de Twitter que los ejercicios conjuntos «African Lion 2021» encabezados por Estados Unidos y coorganizados por Marruecos se desarrollarán en parte en la parte ocupada del Sáhara Occidental, pero dos días despúes el ejército estadounidense lo desmintió. Africom confirmó el miércoles que se realizarán los ejercicios, desde la base aérea de Kenitra, en el norte, hasta Tan Tan y el complejo de entrenamiento de Guerir Labouhi, en el sur», es decir, dentro de las fronteras del reino reconocidas a nivel internacional.

«Los lugares fueron escogidos para reforzar las asociaciones de seguridad y nuestras relaciones con otros países participantes [del ejercicio]», precisó un portavoz de Africom, el coronel Christopher Karns en declaraciones a EFE. Estados Unidos y Marruecos «han contemplado un amplio abanico de lugares para garantizar el éxito de African Lion 2021, decidiéndose al final por los lugares propuestos al principio de los preparativos, en el verano de 2020», subrayó.

Según La Patrinews, el rey de Marruecoa, Mohamed VI, ha dado sus instrucciones en plena camapaña electoral a las televisiones públicas marroquíes para que dejen de dar cobertura a las actividades institucionales de El Othmani y su equipo de gobierno (de PJD). El Othmani tiene prohibido salir en la televisión pública, publicar en redes sociales o hablar a la prensa independiente.

Es decir, que el palacio real se estaría preparando para deshacerse de su gobierno «islamista», para que así asumiera todos los errores cometidos desde el acuerdo Trump-Mohamed VI y el acuerdo abrahámico.

¿Se avecina la destitución fulminante del primer ministro marroquí El Othmani?

Bajo titular «HE AQUÍ POR QUÉ SAÂD-EDDINE EL OTHMANI DEFINITIVAMENTE DEBERÍA CALLARSE», el núcleo duro del Majzén, el digital marroquí Le 360, publicó el miércoles un fuerte artículo cargando contra el primer ministro, el islamista Saad-Eddine El Othmani, del PJD, por publicar un tuit, que fue posteriormente eliminado.

«Saâd-Eddine El Othmani, jefe de gobierno, una vez más perdió la oportunidad de guardar silencio. Su última salida sobre el progreso de las maniobras militares del «African Lion 2021″ en Marruecos es una salida más, en contra de los intereses del Estado», así aranacó el artículo de Le 360. Y concluye: «En cualquier caso, es urgente que el jefe de Gobierno ponga fin a su serie de pifias y que no diga una palabra más, en los pocos meses que le quedan en el gobierno, sobre la política exterior de Marruecos. En vísperas de las elecciones legislativas de septiembre, Saâd-Eddine El Othmani hace una gran demostración de la incompetencia de los ejecutivos que integran el partido islamista que dirige».

Desde el pasado 20 de enero, día en el que Joe Biden tomó posesión como 46° presidente de Estados Unidos bajo el lema «La democracia ha prevalecido», desde entonces Marruecos viene presionando a la nueva administración norteamericana para que respalde el anuncio de Trump sobre el reconocimiento de su soberanía sobre el Sáhara Occidental. 

La Casa Blanca hasta la fecha asegura que la medida de Trump, adoptada en las últimas semanas de su mandato, está en revisión. Pero Rabat no está conforme; pues no hubo apertura del prometido consulado en Dajla ocupada ni tampoco contó con el apoyo de Washington en la última reunión del Consejo de Seguridad dedicada a discutir sobre el contencioso. Rabat busca cualquier evento para hacer creer que la administración Biden ya asumió oficialmente la decisión de Trump, y de ahí viene Dajla (en referencia al consulado) y Mahbes (en alusión a los campamentos saharauis en territorio argelino), como las dos ciudades que El Othmani afirmaba que van a albergar las maniobras «African Lion 21».

Fuente: El confidencial Saharaui

DEJA UNA RESPUESTA