De acuerdo con la tradición Digambara, un alma puede alcanzar la liberación sólo desde el cuerpo masculino y la desnudez completa es una necesidad. 

Con el término “monje” (del griego monos, “solo”) los antiguos definieron a aquellos cristianos que, deseando alcanzar una relación más directa con Dios, creyeron lograrlo retirándose del mundo, abandonando su trabajo, propiedades y afectos y viviendo en lugares apartados para dedicar su vida a la ascesis -mortificación de las pasiones corporales- y al misticismo –contemplación y unión con Dios-. De este término viene el monacato, literalmente el acto de “vivir solo”, una adopción de un estilo de vida más o menos ascético dedicado a una religión y sujeto a determinadas reglas en común.

En varias religiones se encuentran formas de vida monásticas, aunque sus características varían enormemente, entre ellas: hinduismo, budismo, Jainismo, taoísmo, sintoísmo, cristianismo, etc. Al miembro de una comunidad que lleva una vida monástica se lo denomina monje o monja. Se rigen por las reglas características de la orden religiosa a la que pertenecen y llevan una vida de oración y contemplación. Algunos viven como ermitaños y otros en comunidad, a la que se llama monasterio. Hoy vamos a centrarnos en una curiosa vertiente: el monacato jaina Digambara.

En el jainismo, el monacato es considerado como la forma más indicada para ser seguidor de Jina, una doctrina originada en la India, que surge en el siglo VI a. C., que pregona una vía salvadora filosófica no centrada en el culto de ningún dios y su práctica es la de realizar esfuerzos para encaminar al alma-conciencia hacia un estado divino y de liberación (moksa).

Las dos corrientes principales dentro del jainismo (Digambara y Svetambara) muestran ciertas diferencias en los hábitos monacales. Las tradiciones Digambara y Svetambara han tenido diferencias históricas con respecto a su código de vestido, sus templos e iconografía, su actitud hacia las monjas yainas, sus leyendas y los textos que consideran importantes.

El monacato jaina Digambara: monjes desnudos para alcanzar un estado divino
Acharya Vidyasagar, un destacado monje Digambara.

Digambara, monjes nudistas

Los monjes Digambara no visten ropas en absoluto como forma de practicar el rechazo a los apegos. Los monjes y monjas Svetambara sí llevan ropas blancas pues consideran que deben llevarse ropas sencillas y anchas mientras no desarrollen un apego por ellas. Los monjes y monjas jainas viajan a pie y rechazan incluso el transporte sanitario.

Se considera más extrema la vertiente Digambara. Sus monjes enfatizan la virtud de no-ataduras y de no-posesión de bien material alguno. Las comunidades yainas Digambara se encuentran en la actualidad principalmente en los Basadis de Karnataka, y en áreas del sur de Maharastra y Madhya Pradesh. En 2006, había 548 monjes Digambara y 527 monjas.

Los monjes cargan una escobilla llamada picchi (de propiedad comunitaria) hecha de plumas caídas de pavo real para empujar a un lado y por tanto salvar la vida de los insectos en su camino o antes de sentarse. Llevan con ellos también una Kamandalu (una calabazar para llevar agua pura y esterilizada).

De acuerdo con los textos Digambara, tras alcanzar el estado de Kevala Jnana (omnisciencia), los arihant (seres omniscientes) están libres de las necesidades humanas como el hambre, la sed y el sueño. De acuerdo con la tradición Digambara, un alma puede alcanzar moksha (liberación) sólo desde el cuerpo masculino y la desnudez completa es una necesidad.

Los monjes practican a diario la kayotsarga. postura de yoga caracterizada por una postura rígida de pie o sentado con los brazos a cada lado, las rodillas rectas y los dedos de los pies dirigidos al frente.

JAINA GIÁO: GIÁO PHÁI KHỎA THÂN DIGAMBARA

Las monjas no pueden salvarse

Las monjas en la tradición Digambara se denominan aryikas. A diferencia de los monjes, las monjas Digambara sí usan prendas de vestir. Debido a sus creencias como el no-apego y la no-posesión, la tradición Digambara ha mantenido que las mujeres no pueden lograr la salvación (moksha) como pueden hacerlo los hombres, y que lo mejor a lo que pueden aspirar es a renacer como hombres en su reencarnación siguiente.

DEJA UNA RESPUESTA