Rocío Monasterio, presidenta de Vox en la Comunidad de Madrid, e Iván Espinosa de los Monteros, diputado de la formación en el Congreso de los Diputados, lo han vuelto a hacer. Los diputados de extrema derecha convirtieron en 2004, otras cuatro naves industriales en lofts de lujo que en realidad no podían ser usados como vivienda. Todo ello, tal y como publica el diario El País, sin la licencia correspondiente.

Estas naves se reformaron con cocina y baños, según muestran las fotos que ellos mismos publicaban en la web de su estudio y en revistas de decoración. En las fotos se puede ver como los presentan como lofts residenciales para promocionarlos entre nuevos clientes. 

Según el Registro de la Propiedad, a día de hoy todos siguen siendo locales o garajes. Como en casos anteriores, al menos uno de los clientes acusa al matrimonio de prometer conseguir los permisos para habilitarlo como vivienda. De igual manera, desaparecen luego.

Los líderes de la formación ultraderechista cuentan ya con 18 obras a sus espaldas realizadas de forma supuestamente fraudulenta. Estas últimas cuatro viviendas están en las calles Nuestra Señora del Carmen, Reyes Aizquibel, Molina y Monteros, en los barrios de Tetuán y Fuencarral. 

El matrimonio se defiende asegurando que «esos locales se vendieron con un contrato firmado por el cliente especificando que no eran viviendas». Sin embargo, no han aclarado porqué las ofertaban como tal.

En los cuatro casos se repite el modus operandi de muchos de los anteriores, según cuenta el rotativo de Prisa. Monasterio y Espinosa, en calidad de promotor e intermediario, buscaban las naves, vendían la reforma al cliente, iniciaban el papeleo en el Ayuntamiento para cambiar el uso a vivienda y arrancar la obra, pero luego se desentendían de los requerimientos municipales.