Aunque aún faltan varias semanas para la Semana Santa, ya ha surgido la polémica en Sevilla. Este sábado, en el salón de actos de la Fundación Caja Rural del Sur, el Consejo de Hermandades y Cofradías de Sevilla presentó el cartel de la Semana Santa de 2024, una obra del reconocido artista Salustiano.

La pintura, característica por el distintivo estilo del creador, retrata la Resurrección de Cristo, capturando lo que el propio autor describe como «la luminosa esencia de la Semana Santa». A pesar de la presentación con la obra enmarcada en una caja de luz, el cartel ha desatado controversia y críticas en la red social X.

Salustiano ha utilizado a su hijo como modelo y a su hermano como fuente de inspiración. El artista relató la emotiva historia detrás de la obra, mencionando la experiencia de despedirse de su hermano fallecido a una temprana edad.

Mongolia triunfa en redes con su representación del Cristo de la Semana Santa de Sevilla que no gustará a Vox / Imagen: @revistamongolia
Mongolia triunfa en redes con su representación del Cristo de la Semana Santa de Sevilla que no gustará a Vox / Imagen: @revistamongolia

«Tenía doce años cuando mi hermano murió. Mi madre me pidió que entrara en la habitación donde reposaba su cuerpo para despedirme de él. Yo estaba aterrado, pero cuando vi su cara y el gesto sereno de sus manos cruzadas sobre su pecho, me quedé estremecido. ¡Cómo un cuerpo yacente podía contener tanta belleza!», compartió Salustiano. A pesar de la controversia, el artista defendió su obra, expresando que la interpretación negativa está relacionada con la percepción individual de cada persona.

El hijo de Salustiano también salió en defensa de la pintura, destacando su «fuerza y carga de cariño». A pesar de estos testimonios, el cartel ha sido calificado como «irrespetuoso» por parte de varios críticos.


La obra se volvió viral, y la revista Mongolia aprovechó la oportunidad para aportar su perspectiva humorística al asunto. La editorial publicó la imagen con el rostro de Santiago Abascal, líder de Vox, acompañada de la pregunta: «¿Os habéis fijado bien?».

La imagen ha generado reacciones positivas, pero también ha avivado la controversia, con comentarios que van desde la apreciación estética hasta críticas que lo califican como «Jesucristo Superfacha». La polémica persiste, revelando la compleja relación entre el arte, la religión y la interpretación personal.

DEJA UNA RESPUESTA