La ministra portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha negado este miércoles que el presidente, Pedro Sánchez, esté obsesionado con la comunidad de Madrid, y ha advertido de que si hay quien quiere «utilizar su preocupación» por la evolución de la pandemia «para convertirla en afrenta, se lo tienen que hacer mirar».

«Que el presidente traslade preocupación por los datos sanitarios de las comunidades autónomas en los últimos días parece de sentido común», ha dicho en una rueda de prensa convocada para informar de la reunión entre Sánchez y el presidente del PP, Pablo Casado. Precisamente, Casado ha acusado a Sánchez de tener una «obsesión» con Madrid y le ha reclamado que, si quiere lealtad, no ataque a la Comunidad y a su presidenta, Isabel Díaz Ayuso.

Todo ello después de que Sánchez afirmase el martes en una entrevista radiofónica que «preocupa el estado de la salud pública y de la evolución de la epidemia en Madrid» y que «los niveles de rastreo y las capacidades estratégicas de algunas comunidades autónomas tienen que mejorar».

Montero ha pedido al PP que escuche bien al presidente, porque considera que fue «absolutamente respetuoso con todas las comunidades autónomas» y ha recordado que el Gobierno ha puesto a disposición de éstas todos los recursos del Estado.

Europa Press