La magistrada Marta Canales ha condenado a la familia Franco a la devolución del Pazo de Meirás a su legítimo propietario, el Estado. Los seis nietos de Franco, herederos del inmueble además de entregar el Pazo, no serán indemnizados por los gastos en los que afirman haber incurrido para el mantenimiento y reformas de la propiedad pagados con fondos de la familia.

La ministra portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha celebrado este miércoles la decisión esta decisión: «Nos parece de justicia, es un patrimonio que pertenece al pueblo español y tenía que volver al pueblo español».

Preguntada por el asunto en una rueda de prensa convocada para informar de la reunión entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y del PP, Pablo Casado, Montero ha destacado la acción del Ejecutivo, que interpuso la demanda, en cumplimiento de un mandato unánime del Parlamento gallego y en línea con la defensa de la memoria democrática.

No obstante, ha recordado que los procesos judiciales suelen ser complejos, así que hay que esperar a que la decisión sea definitiva, aunque ha añadido que no sabe si la familia Franco se opondrá a la decisión.

Esta no es la única pelea judicial con los Franco. Está pendiente la reclamación sobre la Casa Cornide, otro inmueble de inestimable valor histórico.