Se confirma lo que nos temíamos y, según se recoge en el Plan Presupuestario para 2018 remitido por Montoro a Bruselas, el gasto en Sanidad pasará del 6% del PIB en este 2017 a un 5,8% en 2018, su mínimo histórico, y el de Educación descenderá hasta el 3,67%.

El descenso de la inversión en Sanidad es más notorio si lo comparamos con el 2011, donde se destinó un 6,47% del PIB. Desde entonces está en caída libre y parece que aún no ha tocado suelo, ya que el plan de estabilidad de mayo proyectaba más disminución progresiva hasta el 5,57% en 2020.

A la Educación llegó a destinarse un 4,4% de la riqueza nacional, frente al 3,8% previsto para el próximo año y a la previsión del 2020, que baja hasta el 3,67%.

La caída histórica del gasto de las Administraciones Públicas en estás dos áreas se “entiende” observando el gasto total: en 2011 el presupuesto global era del 45.8% del PIB, en 2018 reducirá hasta el 40,6%. En 2020 la inversión total de las Administraciones bajará hasta el 39%.

La media europea en gasto para Sanidad se sitúa en torno al 7,2%, por lo que con esta bajada ya hay 17 países en la UE que destinan a sanidad más porcentaje del PIB que España, con los datos de 2015 en la mano. Nuestro país también también está en la cola si hablamos de educación: la media está en el 4,9% del PIB para datos de 2015, cuando nuestro país dedicó el 4,09%, y ahora bajará al 3,67%.

Deja un comentario