Los contagios por covid-19 continúan disparados en Andalucía y le tocará encarar otra semana crucial cuando 408 municipios se encuentran en situación de «riesgo extremo» por superar los 250 casos de coronavirus.

El pasado 21 de julio, Juanma Moreno, presidente de la Junta de Andalucía, escribía a través de su perfil de Twitter: «Al COVID19 le gusta la fiesta a rabiar y tenemos que limitarla. El ocio nocturno no reglado se ha convertido en uno de los principales focos. Por eso, proponemos el toque de queda de 2 a 7 de la mañana en los municipios de mayor incidencia para cortar la cadena de contagios».

Con estas nuevas restricciones, según Moreno «muy equilibradas» y que «no dañan la economía y el turismo» se pretende frenar la expansión de contagios de covid-19. Además, pidió a la población «tranquilidad y serenidad» ante la posibilidad de pedir toques de queda nocturnos en los municipios de más de 5.000 habitantes y con una tasa superior a 1.000 contagios por cada 100.000 habitantes.

El presidente de la Junta de Andalucía lamentó también que en un momento en el que tienen que intensificar el número de vacunas es cuando están recibiendo un 50% menos.

Moreno Bonilla cierra 2.161 camas de hospitales y reduce en un 40% la actividad quirúrgica
Moreno Bonilla cierra 2.161 camas de hospitales y reduce en un 40% la actividad quirúrgica

Sin embargo, en vista de la situación que está viviendo Andalucía, que ha tenido 146 ingresados por Covid en un solo día, la decisión de Moreno Bonilla ha sido, inexplicablemente, cerrar más camas de hospitales que nunca.

Tal y como recoge El Plural, los sindicatos sanitarios hablan de que se han cerrado 2.161 camas en los hospitales andaluces este verano, un tercio más de camas cerradas que hace dos años durante este periodo, a pesar del elevado número de positivos.

También es preocupante que se vaya a recortar un 40% la actividad quirúrgica, algo que hará que las listas de espera continúen aumentando tras haberse reducido ya las operaciones durante la pandemia.

Los centros de salud también se encuentran desbordados con plantillas insuficientes, hasta 70 teleconsultas diarias y sin un plan de vacaciones a la vista. Es por ello que  los profesionales sanitarios reclaman medidas urgentes que permitan revertir la “situación crítica” en la que se encuentran.

Los sindicatos denuncian también la falta de pediatras y que los pocos que hay hayan tenido que asumir funciones de los enfermeros, ya que estos se están dedicando casi de forma exclusiva a la vacunación.

La solución del presidente andaluz ha sido culpar al Gobierno y pasar la pelota a los ayuntamientos para que se encarguen ellos del cierre de las playas o de los botellones, entre otras cosas.

La apuesta de Moreno Bonilla por la sanidad privada tampoco está dando resultado, de hecho, desde los hospitales privados se están trasladando a la sanidad pública pacientes con COVID ingresados en UCI.

Miguel Ángel Heredia Díaz, senador del PSOE por Málaga, critica que la gestión del  presidente de la Junta de Andalucía va a peor semana a semana con hospitales cada día más colapsados, sanitarios desbordados y centros de salud cerrados mientras él no hace nada y su ineptitud sigue costando vidas.

DEJA UNA RESPUESTA