El candidato del PP, Juanma Moreno, que será investido presidente andaluz la próxima semana, ha confesado hoy que vio peligrar su investidura por el “tacticismo político y el ombliguismo” en las negociaciones con Cs y con Vox, pero ha saludado que al final se impusiera “el sentido común, el pragmatismo, el realismo y la sensatez”.

Moreno, que cerró ayer los apoyos necesarios para su investidura con dos acuerdos independientes con Cs y con Vox, ha dicho en Cope que durante las negociaciones hubo momentos en los que no lo vio “claro” porque los partidos estaban más pendientes de las elecciones de mayo que de Andalucía.

Ha enmarcado en la estrategia electoral de cada partido la intención que mostraba Ciudadanos de presidir la Junta y también el documento “de máximos” que presentó Vox para iniciar las negociaciones, un texto que “no era razonable” para los populares”.

Sin embargo, Moreno entiende que al final se ha hecho “un esfuerzo” y todos los partidos han “dejado cosas en el camino”, actuando “con audacia y generosidad” para alcanzar un acuerdo “realista, responsable y sensato”.

Los populares, según el dirigente, se han situado en esta negociación en el “centro político”, entre Ciudadanos y Vox.

Moreno, que prevé que la investidura sea entre el lunes y el miércoles de la próxima semana, ha criticado la “pataleta absurda” del PSOE ante el acuerdo y ha considerado que hay “decepción y desesperanza en los que han vivido de este régimen y han utilizado de manera implacable su poder” en Andalucía.

El futuro presidente andaluz ha garantizado que van a “cambiar de arriba a abajo la manera de gobernar en Andalucía”, con bajada masiva de impuestos, reformas fiscales “muy contundentes” y poniendo “una enorme alfombra roja” a todo el que quiera invertir en la comunidad.

Ha advertido de que en cuatro años no puede “modificar todas las estructuras de casi cuatro décadas” del PSOE pero ha asegurado que van a hacer “cambios en profundidad”.

Deja un comentario