Médicos Sin Fronteras informó hoy en su cuenta de Twitter de que ha reanudado las actividades en su hospital de la ciudad yemení de Aden, capital provisional del Gobierno, suspendidas durante un mes después del secuestro y asesinato de un paciente.

«El hospital de Traumatología de Aden ha reanudado sus actividades a partir de hoy, 5 de mayo, tras un mes de suspensión por el incidente de seguridad que ocurrió en el hospital en el que un paciente fue llevado del hospital y encontrado muerto en una zona cercana«, anunció MSF en su cuenta oficial de Twitter.

Un grupo de hombres armados irrumpió en la sala de traumatología en el departamento de urgencias y secuestró a un paciente que había sido internado el día anterior y que estaba esperando a ser operado.

«Después, en el mismo día, el paciente, fue encontrado muerto en una calle del distrito de Al Mansura«, indicó el 4 de abril la organización en un comunicado, en el que no identificó al enfermo.

El responsable de la misión en el Yemen, Hassan Boucenine, escribió hoy en Twitter que habían reanudado las actividades en el hospital porque son «conscientes de las necesidad de la población«, y se mostró «agradecido a la comunidad y autoridades por el apoyo y solidaridad tras el incidente«.

El hospital recibe pacientes de Aden, en el sur del país, y de las provincias de Taíz y Al Hudeida.

El Gobierno del presidente Abdo Rabu Mansur Hadi, apoyado por Arabia Saudí, está establecido en Aden desde julio de 2015, después de que fuera expulsado de la capital por los rebeldes hutíes a finales del año anterior.

A pesar de que la sede del Gobierno se encuentra en Aden, las calles de la ciudad se hallan bajo el control de los separatistas del sur del Yemen, que son aliados de Emiratos Árabes Unidos.

En enero de 2018 la violencia se desató entre las fuerzas gubernamentales y los separatistas en Aden, después de que este movimiento tomó varias instalaciones vitales de la ciudad, entre ellas la sede del Gobierno.

Arabia Saudí y Emiratos encabezan la coalición militar de países suníes que interviene en el conflicto yemení desde marzo de 2015 y que se formó para combatir a los rebeldes hutíes, apoyados por Irán.