Ha fallecido uno de los «fantasmas negros» de los años oscuros de la estrategia de tensión. El nombre de Stefano Delle Chiaie está vinculado a las principales masacres que ensangrentaron Italia en la década de 1970: en 1982 recibió una orden de arresto por la masacre de Piazza Fontana en 1969, pero inexplicablemente, fue liberado.

Delle Chiaie fue un extremista neofascista de nacionalidad italiana, que alcanzó notoriedad al participar en las operaciones Gladio y Cóndor. Las investigaciones llevadas adelante por el juez Baltazar Garzón documentaron que Delle Chiaie asesoró y trabajó para la DINA de Augusto Pinochet en Chile, la Triple A de Juan Domingo Perón en Argentina y la dictadura de Hugo Banzer Suárez en Bolivia.

En Italia Stefano Delle Chiaie empezó como miembro del Movimiento Social Italiano (MSI). Ayudó al militar Junio Valerio Borghese en su fracasado golpe de 1970 (por lo que fue ejecutado), y participó en la estrategia de la tensión que Gladio estaba implementando con la ayuda de la logia masónica Propaganda Dos del agente Licio Gelli y los servicios secretos italianos.

Su historial de ataques incluye el atentado de Piazza Fontana en Milán (1969) que dejó 17 muertos, la masacre de Ezeiza en Buenos Aires (1973) que causó 13 víctimas fatales o la masacre de Bolonia con 85 muertos (1980).

Después del golpe fallido, huyó a nuestra España franquista bajo el seudónimo de Vincenzo Vinciguerra con la protección de los servicios de inteligencia italianos, que le permitieron la huida. Allí continuará organizando su grupo Avanguardia Nazionale, un grupo neofacista y conoció a Léon Degrelle, un político belga católico y oficial nazi de las Waffen SS, que terminó su vida en España.

Tras asistir en Madrid al funeral de Francisco Franco, en el año 1975, según documentos declasificados de la CIA, Delle Chiaie se encontró con el agente de la DINA Michael Townley y el cubano Virgilio Paz Romero, para preparar el atentado contra Bernardo Leighton en Roma. Delle Chiaie desde entonces ha pasado la mayor parte de su tiempo de trabajo en América Latina. En el mundo del terrorismo italiano Stefano era conocido como Alfredo; Townley, como Andrés Wilson.

En 1976 participó en los asesinatos de dos militantes carlistas en el acto carlista de Montejurra (Estella-Navarra), en los inicios de la Transición española, durante los actos políticos que tradicionalmente acompañaban el viacrucis anual que desde 1939 los carlistas llevaban a cabo en el monte navarro de Montejurra, en memoria de los requetés muertos en la Guerra Civil.

Tras su paso por España. Delle Chiaie colaboró con la DINA (Dirección de Inteligencia Nacional), en diferentes operaciones realizadas tanto en Chile como en el extranjero, recibiendo a cambio incluso un apartamento para ejercer sus funciones, aunque todo bajo la fachada de una agencia de noticias.

Actuó con total impunidad junto con otros miembros de la extrema derecha internacional como Rodolfo Almirón (miembro de la Triple A argentina) y Jean Pierre Cherid (miembro de las OAS). Delle Chiaie fue descrito por la CIA como el terrorista más buscado en 1983.

Fue finalmente arrestado en 1989 en Caracas, después de haber sido monitoreado por años en diferentes países de Sudamérica, por la División de Contrainteligencia de DISIP, un Organismo de Inteligencia de Estado Venezolano, y deportado a Italia para ser juzgado por su papel en el atentado de Piazza Fontana de diciembre de 1969, que empezó la «estrategia de la tensión», pero fue absuelto el mismo año.

Nunca pisó una prisión, beneficiándose del cambio de leyes o de contextos políticos, por lo que los últimos años vivió en Roma gracias a la cooperación de grupos de ultraderecha, haciendo apariciones públicas a través de blogs o foros de internet.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario