Un parlamentario regional y miembro del partido gobernante BJP y al menos otras dos personas más murieron hoy en un ataque de la guerrilla maoísta contra el convoy en el que viajaban en el estado de Chhattisgarh (oeste de la India), cuando faltan solo dos días para el inicio de las elecciones generales.

«Bhima Mandavi era un dedicado ‘karyakarta’ (miembro) del BJP. Diligente y valiente, sirvió con tesón a la gente de Chhattisgarh, su muerte causa una profunda angustia», escribió en su cuenta de la red social Twitter el primer ministro indio, Narendra Modi.

El dirigente confirmó la muerte de varios miembros de las fuerzas de seguridad, pero no precisó el número.

Chandramohan Singh, superintendente segundo de la Policía del distrito de Dantewada, donde tuvieron lugar los hechos, dijo a Efe que se cree que entre tres y cinco personas han muerto a causa del atentado, pero insistió en que es pronto para saber más detalles.

«Estoy en el bosque, todavía estamos tratando de cazar a los naxalitas (nombre local de los maoístas)», indicó.

Imágenes difundidas por televisiones locales muestran un vehículo completamente destruido y un boquete en el suelo, que apunta al uso de un artefacto explosivo improvisado (IED, en sus siglas inglés) por parte de los atacantes.

El suceso se produce a apenas dos días de las elecciones generales que tendrán lugar en la India en siete fases entre el 11 de abril y el 19 de mayo, en las que parte como claro favorito el BJP del primer ministro Modi.

El día de votación en el distrito de Dantewada será el próximo jueves.

También en Chhattisgarh, una de las regiones más azotadas por el movimiento maoísta, una caravana política que regresaba tras un mitin a la ciudad de Jagdalpur fue blanco de un asalto en 2013 que causó veintisiete muertos, entre los que estaban la cúpula regional del entonces gobernante Partido del Congreso.

Los guerrilleros hicieron detonar una mina al paso de los vehículos y posteriormente un grupo de más de un centenar de ellos abrió fuego contra las víctimas.

El movimiento naxalita, denominado así porque nació tras una revuelta en la aldea bengalí de Naxalbari en 1967, busca imponer una revolución agraria de corte maoísta y continúa activa tras medio siglo de operaciones sobre todo en el llamado «cinturón rojo», una franja de territorio que recorre el centro y el este de la India.

Según datos del Portal de Terrorismo del Sur de Asia, el pasado año en la India se produjeron 412 muertes en incidentes relacionados con los maoístas (108 de ellos civiles, 73 miembros de las fuerzas de seguridad y 231 guerrilleros), frente a las 335 de 2017 o las 433 de un año antes.