Ochenta bolsas de plástico fueron hallados en el estómago de un ballena piloto que murió en el sur de Tailandia tras vómitos y convulsiones, recoge la prensa local.

El cetáceo fue rescatado tras ser avistado el lunes flotando inerte e incapaz de nadar en el canal de Songhkla pero acabó expirando el viernes por la obstrucción intestinal. Antes de morir expulsó por la boca cinco bolsas de plástico entre espasmos.

Según informó el departamento de Recursos Costeros y Marinos en su página web, la autopsia reveló que tenía alojadas en el estómago 80 bolsas de plástico, con un peso de ocho kilos.

Greenpeace ha denunciado que ocho millones de toneladas de basura van a parar todos años a los océanos. Desde botellas, bolsas y envases, que luego se fragmentan en trozos más pequeños, hasta microesferas de plástico provenientes de productos cosméticos o de la industria. Este plástico contamina los océanos, daña la vida marina y se incorpora a la cadena alimentaria. El 80% de estos residuos provienen de tierra, por ello es urgente tomar medidas donde se origina el problema.

El Gobierno debe aplicar las normas existentes y seguir el ejemplo de otros países para luchar contra la contaminación por plásticos:

  • Eliminar el abandono de envases y garantizar su correcto reciclado mediante la implementación de sistemas de retorno de envases.
  • Prohibir la fabricación y el uso de microesferas de plástico.
  • Establecer las medidas necesarias para implantar la Directiva Europea sobre las bolsas de plástico de un solo uso para noviembre de 2016.
  • Fomentar medidas basadas en la economía circular, que apuesten por la reutilización de la materia prima y nuevos materiales con menor impacto ambiental.

Deja un comentario