Este domingo, alrededor de las 20:40 hora local, cuatro miembros de una familia musulmana fallecieron después de que una camioneta subiese a la acera en Hyde Park Road y los atropellase mientras iban caminando. La Policía cree que el ataque fue «premeditado».

Las víctimas son dos mujeres, de 74 y 44 años, un hombre de 46 años y una adolescente de 15 años. El único sobreviviente del ataque a la familia es un niño de 9 años que está gravemente herido en el hospital, pero su vida no corre peligro.

El presunto atacante es un ciudadano canadiense de 20 años llamado Nathanial Veltman que fue arrestado en un centro comercial a unos 6 kilómetros de la escena del crimen e imputado por cuatro cargos de asesinato y uno de intento de asesinato.

La policía cree que el atropello fue un crimen de odio planeado y que las víctimas fueron atacadas por ser musulmanas, pero aún no se sabe si el sospechoso tiene vínculos con algún grupo de odio.

«No se conoce una conexión previa entre el sospechoso y las víctimas», dijo el detective Paul Waight quien añadió que el sospechoso llevaba un chaleco que parecía ser «como una armadura».

Mueren cuatro miembros de una familia musulmana en un atropello "premeditado" en Canadá
Mueren cuatro miembros de una familia musulmana en un atropello «premeditado» en Canadá

Los testigos del suceso describieron la escena como un caos: «Había gente por todas partes y corriendo. Los vecinos intentaban indicar a los vehículos de emergencia adonde ir. Hubo muchos gritos y movimientos de brazos». Uno de ellos incluso tuvo que proteger a su hija para que no viese las víctimas en el suelo.

Tal y como recoge BBC News, el primer ministro de Ontario, Doug Ford, fue uno de los que rindió homenaje a las víctimas y escribió en un tuit: «El odio y la islamofobia NO tienen cabida en Ontario». Por su parte, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, publicó en la misma red social que estaba «horrorizado» por la noticia: «Para los seres queridos de aquellos que fueron ‘aterrorizados’ por el acto de odio de ayer, estamos aquí para ustedes».

El alcalde de Londres, Ed Holder señaló que: «Este fue un acto de asesinato en masa, perpetrado contra musulmanes, contra londinenses y arraigado en un odio indescriptible». «Hablo en nombre de todos los londinenses cuando digo que nuestros corazones están rotos», aseguró en un comunicado. Además, ordenó que bajaran las banderas del Ayuntamiento de Londres durante tres días en señal de luto.

Mustafa Farooq, director ejecutivo del Consejo Nacional de Musulmanes Canadienses dijo que «un hombre supuestamente se subió a su automóvil, vio a una familia musulmana caminando por la calle y tomó la decisión de que no merecen vivir». «Él no los conocía. Este es un ataque terrorista en suelo canadiense y debe ser tratado como tal», añadió.

El abogado Nawaz Tahir, representante de la comunidad musulmana en Londres, señaló durante la conferencia de prensa de la policía que los integrantes de la familia «eran seres humanos inocentes que fueron asesinados simplemente porque eran musulmanes». «Nos mantendremos firmes contra la islamofobia. Nos mantendremos firmes contra el terror con fe, con amor y una búsqueda de justicia». «El odio nunca eclipsará la luz del amor».

DEJA UNA RESPUESTA