Este domingo ha sido hallado el cuerpo sin vida del militar de ultraderecha Jurgen Conings, acusado de intento de asesinato y de posesión ilegal de armas en un contexto terrorista tras amenazar al Gobierno.

Antes de desaparecer había amenazado a Marc Van Ranst, virólogo de referencia en Bélgica, quien tuvo que ser trasladado a un lugar seguro por las fuerzas de seguridad. Se cree que es el experto era uno de los potenciales objetivos del militar antivacunas y hay indicios de que estuvo rondando cerca de su domicilio.

Según medios locales, el fugitivo dejó dos cartas a su familia en las que afirmaba que no podía seguir viviendo en una sociedad en la que políticos y virólogos “nos dicen cómo debemos vivir”. En las mismas mencionaba varias veces a Van Ranst. Además, aseguraba conocer los riesgos de su “misión” y que no le importaba morir.

El cuerpo ha sido localizado en un bosque de Dilsen-Stokkem, en Limburgo (Bélgica), según ha informado la Fiscalía Federal, que apunta a que la posible causa de la muerte es el suicidio.

Conings, de 46 años, desapareció el pasado 17 de mayo cerca del lugar donde ha sido hallado su cuerpo y cientos de militares e incluso medios aéreos fueron utilizados para intentar localizarlo.

En un vehículo de su propiedad fueron hallados un «mecanismo sospechoso», posiblemente un artefacto explosivo, y varias armas pesadas al día siguiente de su desaparición, junto a una carta de despedida en la que amenazaba al virólogo, a mandos militares y al Gobierno.

DEJA UNA RESPUESTA