Muhammad Yunus, fue el impulsor de los microcréditos, es decir, pequeños préstamos a los más necesitados. Lo conocen como el «banquero de los pobres», pero aún así considera que debemos alejarnos del sistema capitalista que rige actualmente.

Para él, este el mundo debería tornarse y pivotar sobre la pobreza cero, el desempleo cero y cero emisiones netas de carbono. De no ser así, dice Yunus, es imposible «un sistema emergente que pueda salvar la humanidad y el planeta».

Cree, de este modo que, al igual que puede serlo cada crisis, esta, la actual «es una oportunidad para sacar lo mejor de nosotros mismos, nuestras capacidades y creatividad», aunque a la vez «un reto».

Yunus considera esto plausible, sobretodo ahora, porque «la pandemia ha frenado la maquinaria económica». Pero observa absorto como, aún y así, que «nos sentimos ansiosos por volver a la situación prepandemia».

Sería necesario cuestionarse el porqué, ¿cultura o incapacidad por afrentar los problemas de un modo desconocido?

Yunus del mismo modo se pregunta que porqué «querríamos regresar a un mundo que destruiremos en pocos años».