Durante este último fin de semana la tensión ha crecido en Jerusalén con enfrentamientos entre palestinos y fuerzas de seguridad israelíes que dejaron cientos de heridos, algunos de los cuales debieron ser trasladados al hospital.

Todo ello coincide con el mes sagrado musulmán de Ramadán, momento en el que comenzó el conflicto, y el desalojo de familias palestinas de sus viviendas en favor de colonos judíos, lo que ha generado protestas diarias que han acabado con detenciones, heridos y choques con colonos y Policías.

Este lunes, el Tribunal Supremo de Israel debía celebrar una audiencia sobre la decisión de desalojar a cuatro familias palestinas en favor de colonos judíos en un barrio de Jerusalén Este ocupado, pero la sesión se pospuso debido a los disturbios. La corte anunció el aplazamiento en un comunicado donde concretó que fijará una nueva fecha para que la audiencia se realice «dentro de un período de unos treinta días», tras una petición del fiscal general, Avijai Mandelblit.

Una mínima condena internacional

Países como Turquía, Jordania, Bahréin, Pakistán o Emiratos Árabes Unidos han condenado ya la violencia excesiva de las fuerzas de seguridad. En particular, Jordania ha remitido una nota de protesta a Israel en la que se catalogan de inaceptables los intentos de «desalojo forzado» de los palestinos en Jerusalén Amán y ha destacado que tales acciones suponen una violación del derecho internacional y los principios básicos de los Derechos Humanos.

En el vídeo que se puede ver al final de este artículo se puede observar cómo una mujer palestina discute con el colono israelí que va a quedarse su hogar en el barrio de Sheikh Jarrah, en Jerusalén Este ocupado.

La mujer le grita: ¡Me robas mi casa! mientras el colono israelí le contesta que si no se la roba él alguien más se la robará. «¡No! Ninguna persona tiene derecho a robármela. Yakub, tú sabes que esta no es tu casa», le dice la mujer palestina. «Sí pero si me voy, tú ya no vuelves. ¿Entonces cuál es el problema? ¿Por qué me gritas así? Yo no hice nada. No hice esto. Es fácil para ti gritarme pero yo no hice esto», le responde el hombre. La mujer le vuelve a gritar: ¡Me estás robando mi casa!.

Tal y como explica el vídeo, Israel ordenó a seis familias palestinas que abandonaran sus hogares el 2 de mayo de 2021 para dar lugar a colonos israelíes. Muchos palestinos en Sheikh Jarrah han vivido ahí por generaciones.

Israel también ordenó el desalojo de otras siete familias antes del día 1 de agosto de 2021. En total, 58 personas, incluidos 17 menores deben ser expulsados para dar lugar a colonos israelíes.

El barrio de Sheikh Jarrah es hogar de familias palestinas desde 1956, antes de la ocupación israelí de Jerusalén en 1967. Desde febrero de 2021, a través de #SaveSheikhJarrah, más voces se unen a través de redes sociales para evitar el desalojo de estas familias que podrían terminar en la calle.

2 Comentarios

  1. Todo aquel que ha visto noticieros o leído diarios en los últimos días, seguramente se ha topado con imágenes de los choques violentos entre palestinos y policías israelíes, especialmente en la zona de la mezquita de Al Aksa y otras partes de la Ciudad Vieja. En varios lados se lo presentó como respuesta “natural” e “ineludible” del pueblo a “injusticias” cometidas por Israel, como en el caso de la disputa por el planteado desalojo de familias palestinas en el barrio Sheij Jarrah de Jerusalem, para permitir el ingreso de familias judías.
    Pues cabe aclarar este tema. Ante todo, la propiedad de la tierra en cuestión, es claramente de los judíos. Claro que eso no significa que sea sabio usufructuar ese derecho legal. Pero “robo”, como dicen y decís¡, no es. Y no son “cientos” de familias, como reiteráis, sino cuatro. De todos modos, la Suprema Corte de Justicia de Israel se pronunciará sobre el tema próximamente.Yo personalmente espero que la decisión refleje sabiduría política, no sólo derechos legales de propiedad, pero en realidad los jueces pueden manifestarse solo sobre el aspecto legal, y éste es muy claro.
    El verdadero problema es que extremistas, especialmente de grupos islamistas como Hamas, pero también de la propia Autoridad Palestina, se aprovechan de todo esto para incitar a la violencia en forma peligrosa. La televisión palestina ha transmitido en forma recurrente cantos con llamados directos a usar las armas y explosivos, poniéndolos en pantalla nada menos que en horario de programación juvenil y apenas finalizan los programas de niños. Cuando el mensaje a los jóvenes es que salir a atacar judíos es señal de heroísmo y amor al pueblo, nada puede terminar bien.
    Es increíble que toda la incitación que tiene como escenario la mezquita de Al Aksa, construida siglos atrás sobre las ruinas del Templo judío, cabalga sobre la mentira de “Al Aksa está en peligro”. Y yo me pregunto cuál es el respeto a su santuario de parte de los palestinos que acumularon piedras y petardos dentro de la mezquita, para usarlos en ataques a los efectivos policiales. Claro está que luego, la policía no entró a repartir caramelos sino con gases lacrimógenos, pero nada habría sucedido si no se hubiese usado el lugar sagrado como base de ataques. Y ni que hablar del peligro que las acciones de los propios palestinos dentro de la mezquita provoquen un incendio que destruya el lugar sagrado.
    Y cuando quieran hablamos de los cohetes, de dónde los esconden y de quienes los aprovisionan.

  2. Está claro que el pueblo judío no aprendió de la historia ,Ellos fueron abusados y ahora que tienen poder son abusadores deberían aprender que nada dura para siempre fundado en cimientos de odio y venganzas….

DEJA UNA RESPUESTA