La Región de Murcia va camino de batir todos los registros negativos en el campo de la corrupción: cuenta ya con 56 encausados por este delito en lo que va de 2019, lo que supone 3,74 encausados por cada 100.000 habitantes.

Se trata de la cifra más alta por comunidades autónomas, seguida de Baleares (0,87), Valencia (0,45) y Cataluña (0,33), así se indica repositorio de datos sobre procedimientos por corrupción que elabora el Consejo General del Poder Judicial (CJPJ), que va incorporando datos de cada uno de los trimestres del año.

La información que ofrece el repositorio corresponde a la denominada corrupción pública y tiene como sujetos activos a funcionarios públicos, gobernantes y políticos en el ejercicio de sus cargos y como uno de los elementos delictivos la afectación de dinero público, abarcando así tanto la corrupción administrativa como la política.

Se trata de delitos de prevaricación urbanística, prevaricación administrativa, infidelidad en la custodia de documentos y violación de secretos, cohecho, tráfico de influencias, malversación, fraudes y exacciones ilegales, negociaciones y actividades prohibidas a los funcionarios públicos y abusos en el ejercicio de su función y corrupción en las transacciones comerciales internacionales.

La corrupción es una de las preocupaciones que aparecen de manera recurrente cada vez que el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) pregunta a los españoles en sus barómetros sobre cuáles son, a su juicio, los principales problemas del país.

En el último barómetro publicado por el centro demoscópico, correspondiente a noviembre de 2019, un 18,4 por ciento de españoles situaban a la corrupción entre los tres principales problemas de España.