En un mundo cada vez más interconectado, las decisiones de estos líderes empresariales tienen un impacto profundo en la economía global y en la configuración del poder político.

Elon Musk, magnate de la tecnología y propietario de varias empresas líderes, ha forjado alianzas estratégicas con líderes de la ultraderecha política en todo el mundo. Desde su apoyo público al presidente electo de Argentina, Javier Milei, hasta sus relaciones con Narendra Modi en India, Musk ha utilizado estas conexiones para expandir su imperio empresarial. Este artículo examina cómo Musk ha cultivado estas relaciones y los beneficios corporativos que ha obtenido a través de ellas.

REDES DE INFLUENCIA

El ascenso de Javier Milei al poder en Argentina ha sido un ejemplo claro de cómo Musk utiliza sus plataformas y conexiones para influir en la política global. Apenas unos minutos después de que se anunciara la victoria de Milei, Musk tuiteó en la red social X (anteriormente Twitter): “La prosperidad está por venir en Argentina”. Desde entonces, ha seguido utilizando X para promover a Milei y sus políticas, llegando a compartir videos en los que el presidente argentino ataca la justicia social.

“Me llamó Elon Musk”, afirmó Milei en una entrevista televisiva pocas semanas después de asumir el cargo, destacando el interés del multimillonario en el litio argentino. Musk ha descrito el litio, componente clave en las baterías de los autos Tesla, como “el nuevo petróleo”. Con Argentina siendo el segundo país con mayores reservas de litio, la relación con Milei promete asegurar un suministro más estable y posiblemente más barato de este recurso vital para Tesla.

Milei no es el único líder derechista con el que Musk ha cultivado una relación beneficiosa. Narendra Modi, primer ministro de India, ha sido otro aliado estratégico. En 2015, Musk recibió a Modi en la fábrica de Tesla en Fremont, California, donde discutieron sobre cómo los paneles solares y las baterías de Tesla podrían proporcionar electricidad a áreas rurales de India. Esta reunión marcó el comienzo de una relación que Musk ha utilizado para negociar reducciones de aranceles y facilitar la entrada de Tesla en el mercado indio.

ESTRATEGIAS DE EXPANSIÓN CORPORATIVA

La estrategia de Musk no se limita a Argentina e India. En Brasil, bajo el gobierno de Jair Bolsonaro, Musk logró introducir el servicio de internet por satélite Starlink. En 2021, el ministro de Comunicaciones de Brasil, Fábio Faria, visitó a Musk en Texas y presionó a los reguladores brasileños para aprobar el servicio de Starlink. La aprobación rápida permitió a Starlink establecerse en un mercado clave, con 150.000 cuentas activas en Brasil.

El respaldo de Musk no solo ha beneficiado a sus empresas, sino que también ha aumentado el prestigio internacional de los líderes de derecha. El apoyo de Musk a Bolsonaro, por ejemplo, le permitió al presidente brasileño promover su agudeza comercial y presentarse como defensor de la Amazonía en su campaña de reelección. Aunque Bolsonaro no logró reelegirse, el favor de Musk había asegurado ya la presencia de Starlink en Brasil.

En India, la relación con Modi ha sido igualmente fructífera. En enero, Musk apoyó públicamente la idea de que India debería tener un lugar permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU. Este apoyo fortaleció la posición internacional de India y, dos meses después, el país anunció una reducción de aranceles para los fabricantes de automóviles eléctricos, beneficiando directamente a Tesla.

IMPLICACIONES Y CONCLUSIONES

La diplomacia empresarial de Musk, que incluye el uso de su red social X para respaldar a líderes de derecha y presionar por beneficios corporativos, plantea importantes preguntas sobre la influencia de las grandes empresas en la política global. Si bien estas relaciones han resultado en ventajas significativas para Tesla y SpaceX, también han contribuido a la legitimación y el fortalecimiento de líderes con agendas controvertidas.

En Argentina, la relación entre Musk y Milei promete transformar el sector minero y energético del país. El reciente proyecto legislativo de Milei, que otorga amplias facultades para incentivar la inversión extranjera en la minería, beneficiará a Tesla y proporcionará estabilidad y previsibilidad en el acceso al litio durante las próximas tres décadas. Esta medida, aprobada en la cámara baja del Congreso de Argentina el 30 de abril, representa un triunfo significativo para los intereses empresariales de Musk.

La influencia de Musk en la política mundial y su capacidad para obtener beneficios corporativos a través de alianzas estratégicas con líderes de derecha refleja el poder creciente de las grandes empresas tecnológicas. En un mundo cada vez más interconectado, las decisiones de estos líderes empresariales tienen un impacto profundo en la economía global y en la configuración del poder político.

Texto basado el la información publicada en este artículo del New York Times.

DEJA UNA RESPUESTA