El Secretario General de las Naciones Unidas y su representante especial en Mali y Jefe de la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de la ONU en el país africano (MINUSMA), Mahamat Saleh Annadif, expresaron este sábado su repulsa a los ataques contra los campamentos de la Misión en Ber y Konna.

Según fuentes de la Misión de la ONU en el país africano, el personal de mantenimiento de la paz de la MINUSMA repelió a primera hora de la mañana un ataque lanzado por varias camionetas armadas con lanzacohetes, ametralladoras y otros explosivos en el campamento de Ber, en la región septentrional de Tombuctú.

Unas horas más tarde, los cascos azules de la MINUSMA fueron atacados con artefactos explosivos improvisados en Konna, en la región de Mopti.

Los informes preliminares indican que el ataque contra el campamento de Ber causó la muerte de dos miembros de las fuerzas de paz de Burkina Faso y que otras once personas resultaron heridas. Otros cuatro cascos azules de Togo fueron heridos en el ataque a la base de Konna.

El Secretario General de la ONU, António Guterres, condenó el suceso y expresó su más sentido pésame a las familias de las víctimas y al Gobierno de Burkina Faso. Asmimismo, también manifestó su solidaridad con el Gobierno de Togo y deseó una pronta recuperación del personal de mantenimiento de la paz herido.

El representante especial en Mali y responsable de la MINUSMA, Mahamat Saleh Annadif, se sumó a la condena y señaló que el ataque “no socavará nuestra determinación de apoyar a Mali en su camino hacia la paz”

Tanto Guterres como Annadif recordaron que los ataques contra las fuerzas de la paz de las Naciones Unidas pueden constituir crímenes de guerra de acuerdo al derecho internacional, y que los perpetradores del asalto deben ser llevados ante la justicia.

Deja un comentario