Luis Angel Aguilar Montero

Esta mañana nos llamaban de la SER para hacernos “La entrevista del día” dentro del programa “Hoy por Hoy Albacete”  para comentar la bajada de los desahucios por alquiler, aquí y en España, según los datos que arroja el estudio del 2º trimestre de 2019 del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Como ya he dicho en las ondas me gustaría ampliar y dejar claro hasta 7 cuestiones importantes, con el fin de que éste árbol del “repunte”, no nos tape el bosque del enorme “drama social” que, desde hace más de 11 años, ha dejado en la calle a unas 720.000 familias (Nadie se atreve a dar datos exactos, pero en 2015 el CGPJ ya daba 600.000 desde el inicio de la crisis y así lo recogía Amnistía Internacional y El Mundo aquí ), lo que supone una media ininterrumpida de 162 desahucios diarios en España y, máxime después de que 2018 fuera el año que más desahucios ha habido en España.

En primer lugar hay que matizar que los citados datos sobre desahucios del 2º trimestre de 2019 siguen siendo alarmantes porque ponen en evidencia un drama social que ya dura más de 10 años y que no se enderezará hasta que no tengamos un Gobierno valiente que plante cara a la banca y a los fondos buitre como Blackstone group, un fondo de los EEUU que ya es el primer casero de España, que tan impunemente operan en nuestro país.
Según los datos del 2 trimestre de 2019, hechos hoy públicos por el CGPJ, si bien es cierto que se aprecia, por vez primera, una ligera tendencia a la baja, no podemos olvidar los 162 desahucios diarios que frente a los fríos datos oficiales , para nada reflejan esos miles de desahucios invisibles, que se producen al dejar un piso por no poder pagar su abusivo precio de renovación o por no poder pagar la hipoteca e igualmente dejan definitivamente su casa por no enfrentarse a la temida ejecución (qué nombre, joder) hipotecaria.

Acto seguido he recomendado que dejemos de hablar “Tendencia a la baja” y hablemos mejor de “La mayor tasa de desahucios en España” Una tasa que seguramente aumentará cuando vayan finalizando la vigencia de los alquileres sociales que se vienen firmando desde 2008 y que ya lo están haciendo. Y hablamos tanto de los que quedaron suspendidos en marzo de 2017 a la espera de una sentencia firme sobre el vencimiento anticipado, como de aquellos otros que favorece la Ley de Contratos de Crédito Inmobiliario desde 2019. Por eso, entre otras razones, aumenta más el nº de desahucios por alquiler que el de los lanzamientos hipotecarios.

También hay que decir que, si bien es cierto que los desahucios por hipoteca llevan descendiendo desde hace tres años (en el punto siguiente diré por qué creo yo que ocurre), ésta es la primera e insignificante bajada de los desahucios por alquiler (una tasa interanual de sólo un 6%) no es tan significativa porque habrá que esperar a ver cómo termina el año.

Si tenemos un descenso de los desahucios hipotecarios en favor de los desahucios por alquiler se debe -por un lado- a que
*ya se han ejecutado cientos de miles de desahucios y quedan menos casas por quitar. A 60.000 desahucios por año durante más de una década, multiplicad.
Por otro, *al vencimiento de las moratorias de los alquileres sociales que, firmados desde 2008, tuvieron su auge en 2013 y que han beneficiado a más de 30.000 familias, las cuales, ya no pueden pagar un alquiler normal que para colmo se ha disparado con la inacción de los gobiernos de turno.
Y en tercer lugar, siempre a mi juicio, *por sentencias europeas que tiraron de las orejas al gobierno de Rajoy y que ahora, ya de la mano del Tribunal Supremo, en el pasado mes de setiembre que no permitirá desahucios por impagos inferiores a los 12 meses (y no tres como antes), tal y como establece la nueva Ley Hipotecaria española de marzo de 2019 que se aplicará hasta en los contratos firmados antes de su entrada en vigor. Por todo ello, es previsible que, en un probable cambio de tendencia, aumenten los desahucios derivados de impago de hipotecas pendientes en los próximos meses, añadiéndose a los que ya se impulsan por esta Ley desde 2019.

Muy importante saber, sobre todo ahora que vamos a una nuevas elecciones, que gran parte de éste “drama social” se solucionaría sólo y cuando un gobierno valiente, plante cara a la Banca y a los fondos buitre (no el que lo prometa sin ánimo de enfrentarse a los poderosos, ni el que podrían promover las tres derechas de éste país, ni un hipotético gobierno del PSOE si tiene que apoyarse en ellas)

Concretamente la solución pasa por el cumplimiento de éstas 7 propuestas que, desde la PAH, venimos haciendo hace tiempo y que en la actualidad serían:

*la aplicación de nuestra ley de vivienda que llevamos directamente al Ministerio de Fomento,
*la intervención en los desorbitados precios del alquiler,
*la movilización de los miles de casas vacías y su gravamen,
*la supresión de los privilegios fiscales a las Sociedades Cotizadas de Inversión Mobiliaria a SOCIMIS a las que se les eximió del impuesto de sociedades,
*el freno y denuncia de los fondos buitres, que hacen negocio con el alquiler,
*el control de la llamada gentrificación  https://es.wikipedia.org/wiki/Gentrificaci%C3%B3nhttps://es.wikipedia.org/wiki/Gentrificaci%C3%B3n o
*la ampliación de la moratoria de los desahucios.

Como se verá nada de generalidades y si propuestas concretas que paliarían muchísimo el sufrimiento que -la pasividad de los diferentes gobiernos en materia de vivienda- provocaron a miles de familias.

Como miembro de Stop Desahucios Albacete, parte local de La PAH, (Plataforma de Afectad@s por las Hipotecas), quiero llamar a la ciudadanía -por un lado- para que vayan a votar éste 10N, por mucho hastío y desgana que tengan, y que lo hagan a partidos que defiendan, de verdad, el derecho a la vivienda, (no a los que lo prometen y jamás cumplen como ya nos han engañado en tantas ocasiones), y para que se sumen a cuántas movilizaciones colectivas programemos y sigan acudiendo a nuestras asambleas, pues de lo contrario nos es muy difícil resistir ante esta situación, que en contra de lo que digan a veces los medios, se agrava constantemente.
Y por otra parte, revalidar nuestras reivindicaciones demandando al próximo gobierno que salga de las urnas éste 10N para que adopte éstas medidas concretas con las que impedir que la Vivienda, siga siendo un instrumento de especulación y financiación de la banca, y que su acceso pueda llegar a ser un Derecho exigible y accesible para todas las personas.

Vídeo Recomendado:

1 Comentario

  1. ¿Qué es la Ley Segunda Oportunidad?
    La Ley de la Segunda Oportunidad, reducción de carga financiera y otras medidas de orden social, está vigente en España desde el año 2015. Durante muchos años se ha ido abordando el llamado “mecanismo de segunda oportunidad”. ¿En qué consiste esto? Básicamente, se trata de la posibilidad de que una persona física, que debe una cantidad de dinero determinada, pida la exoneración o la condonación de esa deuda.

    Tal como lo dice su nombre, la ley de segunda oportunidad es una nueva opción para generar acuerdos con los acreedores, cancelar o exonerar deudas. En la práctica, se trata de una excelente herramienta legal para que estas personas salgan de su situación y vuelvan a retomar su día a día. ¿Te gustaría saber cómo salir de una difícil situación económica? Toma nota, muchas personas en situaciones similares a la tuya se han beneficiado de estas medidas.

    https://defensadeldeudor.com/ley-de-la-segunda-oportunidad/

Deja un comentario