Al menos 140 personas se han ahogado después de que un barco que transportaba a unos 200 inmigrantes se hundiera frente a la costa senegalesa, el naufragio más mortífero registrado en 2020. Las armadas senegalesa y española, y los pescadores que se encontraban cerca, rescataron a 59 personas y recuperaron los restos de otras 20.

El bote se hundió el sábado unas horas después de abandonar el pueblo pesquero de Mbour, a unos 100 kilómetros al sur de la capital, Dakar, informó la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Un video compartido en medios locales mostró un bote de rescate de pescadores acercándose a una espesa columna de humo oscuro en el mar abierto, mientras personas nadaban frenéticamente hacia ellos.

Esta trágica noticia ha sido sistemáticamente ignorada por la prensa europea, que ni siquiera ha informado sobre ello como noticia de relleno.

La OIM lamenta la tragedia

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) ha lamentado por esta reciente tragedia, que sigue a cuatro naufragios registrados en el Mediterráneo central la semana pasada y otro en el Canal de la Mancha.

Los miembros de la comunidad local dijeron a la OIM que el barco zarpó de Mbour, una ciudad costera en el oeste de Senegal el sábado (24/10) con destino a las Islas Canarias. El barco se incendió unas horas después de la salida y se hundió cerca de Saint-Louis, en la costa noroeste de Senegal.

“Hacemos un llamado a la unidad entre los gobiernos, los socios y la comunidad internacional para desmantelar las redes de tráfico y contrabando que se aprovechan de la juventud desesperada”, dijo Bakary Doumbia, Jefe de Misión de la OIM en Senegal.

«También es importante que abogamos por canales legales mejorados para socavar el modelo comercial de los traficantes y prevenir la pérdida de vidas».

414 personas muertas

La OIM estima que ha habido aproximadamente 11.000 llegadas a las Islas Canarias este año en comparación con las 2.557 llegadas durante el mismo período el año pasado. Esto todavía está muy por debajo de los picos observados en 2006, cuando llegaron más de 32.000 personas.

Con este trágico naufragio, se sabe que al menos 414 personas murieron a lo largo de esta ruta en 2020 según el Proyecto Migrantes Desaparecidos de la OIM , que registró 210 muertes allí en todo 2019.