Este sábado se ha celebrado una manifestación en la que decenas de personas pedían la derogación de las leyes que permiten la privatización de la sanidad y rechazar el cierre de centros sanitarios. Convocadas por la Coordinadora Anti Privatización de la Sanidad, las protestas se han llevado a cabo en más de medio centenar de ciudades españolas.

Con mensajes como el de «nada para la privada» o «la sanidad pública no se vende, se defiende», los asistentes han partido desde la calle de Aduana, sede de la consejería de Sanidad, hasta el Ministerio de Sanidad, en el Paseo del Prado.

A través de su página web se puede leer el comunicado de la Coordinadora Anti Privatización de la Sanidad, con las razones que han llevado a la convocatoria de las protestas de hoy. Entre ellas, rechazan el cierre de centros sanitarios y defienden «un sistema sanitario gestionado democráticamente centrado en la prevención y en la salud colectiva».

Los convocantes han denunciado que la pandemia «ha sido una oportunidad de negocio para los de siempre, al tiempo que ha permitido dar una nueva vuelta de tuerca en el proceso de privatización de la sanidad».

Neonazis

Asimismo, recuerdan que «ahora anuncian 8.000 millones de euros de los fondos de la UE, dicen que para reforzar los servicios públicos, cuando lo previsto es que se destinen a la colaboración público-privada».

La Coordinadora no denuncia a un gobierno «de un color determinado», sino a todos los están llevando a cabo «un contubernio con la sanidad privada para destruir la publica», según Maestro. Ha lamentado además que a pesar de los aplausos y las alabanzas a los trabajadores de la sanidad pública durante la pandemia del covid-19 no ha habido inversión ni en recursos humanos ni materiales que no haya ido a través de empresas privadas.

«Se crean hospitales que tienen el letrero de público con Florentino Perez, el BBVA y fondos de capital riesgo que lo que quieren es hacer negocio», ha subrayado la portavoz de la coordinadora contra la privatización de la sanidad, Ángeles Maestro.

«El judío es el culpable»

La marcha ha quedado empañada cuando al inicio de la misma una veintena de personas de ideología neonazi han intentado incorporarse a la misma para reventarla al grito de «el judío es el culpable». Los violentos lucían en su indumentaria el logotipo de Bastión Frontal, una organización neonazi conocida por haber protagonizado agresiones racistas contra un colectivo de jóvenes migrantes en San Blas.

Los manifestantes, unos 300, se han mostrado muy críticos con la actuación policial, que ha acabado con la detención de uno de los manifestantes y ningún neonazi amonestado. La policía detuvo Santiago de la Iglesia, representante de la Confederación General de Trabajadores (CGT) de la zona sur de Madrid por desobediencia y resistencia a la autoridad, según ha indicado a Efe la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

Imagen

RTVE informaba así de la detención:

«Es la primera vez que en una manifestación en defensa de la Sanidad se produce una provocación así», ha denunciado la portavoz de la coordinadora contra la privatización de la sanidad, Ángeles Maestro, quien ha lamentado el boicot y que la Policía haya detenido finalmente a un representante sindical frente a la «permisividad» que tiene con «la simbología fascista».

Necesitamos tu ayuda para seguir ofreciendo Contrainformación. No queremos depender de bancos, publicidad o grandes empresas. Si te gusta lo que hacemos, invítanos a desayunar una vez al mes para que podemos seguir ofreciéndote nuestro trabajo
¿Prefieres hacer un ingreso directo? Aquí puedes hacerlo: Triodos Bank: IBAN - ES0714910001283000114479    

DEJA UNA RESPUESTA