Un equipo de desactivado de la Unidad de Buceo de Cádiz (Unbudiz) ha neutralizado y retirado restos de diversos proyectiles que fueron localizados en la playa de Horcas Coloradas de Melilla.

En una nota de prensa, el Ministerio de Defensa ha informado de que estos proyectiles fueron localizados por un buceador de pesca submarina, que informó a la Guardia Civil, por lo que se inició el protocolo sobre hallazgos de artefactos explosivos, dando el aviso al Cuartel General de la Fuerza de Acción Marítima.

Este, a través del Centro de Operaciones y Vigilancia de Acción Marítima (Covam), destacó ayer al equipo de desactivado de explosivos (EDE) gracias al apoyo de la 4ª Escuadrilla de la Flotilla de Aeronaves.

Una vez en el Aeródromo del Ejército del Aire, se llevó a cabo una reunión de coordinación, a la que asistió personal de la Comandancia General del Ejército de Tierra, Comandancia Militar Aérea del Ejército de Aire, Comandancia Naval, Grupo Especial de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil y Policía Local.

El material hallado se encontraba en la playa de Horcas Coloradas, a una profundidad de 6 metros y consta de seis colas de motor cohete de C-90, restos de proyectiles de 88.9 mm, una bengala de señalización marina, tres granadas y cinco restos de granadas de fusil INSTALAZA M-61 de ejercicio.

Para minimizar efectos, se utilizaron cargas explosivas especiales de corte con ignición por radiocontrol.

Tras la detonación, el equipo de desactivado retiró los restos de los artefactos para evitar cualquier tipo de impacto medioambiental.

Las Unidades de Buceo de la Armada cuentan con personal especialista en desactivación de artefactos explosivos (EOD) y buceadores con especialización en técnicas de inutilización de minas submarinas (EOD-Sub), que son los únicos capacitados para realizar este tipo de tareas.

Esta actividad, en el ámbito marítimo y litoral, es competencia exclusiva de la Armada.