La Comunidad de Montes de Tameiga denuncia que la puesta en escena de las nuevas instalaciones del club responden a un movimiento especulativo representado por la alcaldesa de Mos y el presidente del club en defensa de un macro proyecto comercial que en nada beneficia a las familias afectadas, razón por la que han decidido instalar una serie de pancartas que reivindican la batalla vecinal contra el «pelotazo urbanístico» perpetrado en la localidad de Mos.

La Comunidade de Montes de Tameiga reune a más de 2.000 familias afectadas por la nueva ciudad deportiva del Celta de Vigo y sus infraestructuras asociadas / Cedida

En un comunicado hecho público el 28 de noviembre durante el acto de inauguración del recinto al que acudió el presidente de la Xunta de Galicia Alberto Núñez Feijóo, la comunidad de montes recuerda que mientras las vecinas y vecinos están confinados en sus viviendas respetando las restricciones impuestas por el coronavirus, su rechazo al proyecto se mantiene plenamente vigente.

Para la entidad «este acto de los promotores del pelotazo urbanístico en los montes comunales de Mos no inaugura nada«, pues «las obras están sin terminar» y tendrán que enfrentarse «a las múltiples denuncias que ponen en tela de juicio su legalidad».

«Este acto es sólo una escenificación más para presentar su delirio como un hecho consumado y que los vecinos se en por vencidos y renuncien a defender el bien común» -insisten-.

La comunidad de montes concluye que «Tameiga no tiene nada en contra de dos campos de fútbol, siempre que cumplan la legalidad» pero alerta que el proyecto no es más que «un caballo de Troya para luego expropiar y recalificar el resto del monte» a través de «un despropósito ambiental y urbanístico que abarca un millón de metros cuadrados de suelo rústico de especial protección».

UN PROYECTO RECHAZADO TAMBIÉN POR ECOLOXISTAS EN ACCIÓN

Al igual que la Comunidad de Montes de Tameiga, Ecoloxistas en Acción también ha venido mostrando desde hace meses su rechazo a la iniciativa defendida por la alcaldesa popular Nidia Arévalo, considerando que el plan especial que ha permitido la edificación de las instalaciones «no es viable ni por razones jurídicas, ambientales ni de oportunidad desde un punto de vista del interés público.

La entidad denunció en su momento que la recalificación de los montes comunales de Tameiga se ha realizado a «hechos consumados» y «cuando no existe demanda social ni las instalaciones estarán destinadas al uso o servicio público de la ciudadanía», sino que únicamente se busca «satisfacer los deseos de una sociedad mercantil».

DEJA UNA RESPUESTA