Nietzsche y la muerte de Dios

Con su frase «Dios ha muerto», el filósofo y pensador señala la imperiosa necesidad de situar a la ciencia y a la filosofía por encima de la fe.