La Junta de Andalucía ha declarado viable medioambientalmente la ejecución del proyecto para habilitar como hotel de cuatro estrellas con 30 habitaciones y con piscina el conocido Cortijo Las Chiqueras, frente a la Bahía de Los Genoveses, en el parque natural de Cabo de Gata-Níjar.

El dictamen considera que la actuación “es compatible” con la normativa del espacio natural protegido después de rechazar el proyecto inicial en 2017, que preveía dos nuevas edificaciones para un total de 13 habitaciones y crear dos “amplías zonas de aparcamiento”.

Se da vía libre de esta forma a un hotel de 30 habitaciones con 70 plazas de aparcamiento en Los Genoveses, dentro de la finca conocida como El Romeral. Se condiciona la ejecución, no obstante, a que la empresa promotora obtenga la Autorización de Reutilización de Aguas Depuradas para hacer uso en el riego de jardines y zonas verdes. Lo último a lo que acogerse para no destrozar este paraje natural.

En un principio, preveía distribuir 33 habitaciones en seis grupos de viviendas pero, con la modificación, se han reducido a 30 las habitaciones “con la misma capacidad de alojamiento” en cuatro grupos de viviendas. El aparcamiento tendrá 2.762 metros cuadrados de superficie y una capacidad aproximada de 70 vehículos “sin pavimentación ni iluminación”.

Unidas Podemos y PSOE, en contra

Este polémico proyecto cuenta con el rechazo de Unidas Podemos, que ha pedido al Gobierno la «suspensión cautelar» de la actuación, así como del PSOE, cuyo secretario provincial en Almería, José Luis Sánchez Teruel, ha afeado la «revolución verde» del Gobierno de coalición PP-Cs de la Junta y ha exigido explicaciones a la consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, al entender que el documento no ha pasado por la Junta Rectora del Parque Natural de Cabo de Gata.

Más de 50 000 personas firmaron ya en contra

El hotel de cuatro estrellas provocó cuando se hizo público en 2016 el rechazo de más de 18.000 usuarios, quienes se expresaron en contra del proyecto a través de la plataforma Change.org.

Ahora, más de 50.000 personas han apoyado ya la petición efectuada a través de la plataforma contra el proyecto un día después de que trascendiera la resolución.

Más de 37.000 firmas claman contra el proyecto de un hotel en la bahía de Genoveses de Cabo de Gata (Almería). «Por mucho que se esfuercen en hacerlo sostenible y respetuoso del medioambiente, siempre tendrá un impacto», incide la petición en la que rechazan el proyecto que, según el Gobierno andaluz, «es compatible» con la normativa del espacio natural tras las modificaciones efectuadas sobre el documento original.

La petición, que ha sido ampliamente difundida a través de redes sociales y grupos de WhatsApp en las últimas horas, recalca que «lo mejor del parque natural son precisamente sus playas vírgenes», por lo que entienden que la «única prioridad» para el espacio debería ser que «no se masifique la zona ni se perjudique a la fauna y flora local». «Preservemos este paraíso para que no acabe convirtiéndose en una pequeña Benidorm», han señalado.

Similitudes con el Algarrobico

También en pleno Parque Natural Cabo de Gata-Níjar, en Almería, a tan solo 50 metros del mar Mediterráneo se sitúa una inmensa mole de piedra. El Algarrobico, construido al 95 por ciento y paralizado hace 15 años ya, tenía previsto acoger a cientos de turistas en sus 411 habitaciones. La justicia entró en razón y paralizó su construcción por levantarse sobre un espacio protegido que invadía la servidumbre de protección del dominio público marítimo-terrestre.

En diciembre de 2017, se celebró por última vez la comisión mixta Junta-Estado que debe coordinar la demolición del inmueble y la restauración de la playa. El último amago de convocatoria se remonta a un año atrás cuando, el departamento que dirige Teresa Ribera, trasladó en una respuesta escrita a Ecologistas en Acción que tiene previsto «convocar próximamente» el foro entre administraciones, si bien nunca se concretó en una fecha para continuar en el diseño de los pasos a seguir para hacer efectivos los objetivos marcados en el protocolo firmado en 2011.

A pesar de las sentencias que declaran ilegal la construcción, el hotel sigue en pie. La promotora del edificio trasladó el pasado mes de febrero un escrito al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) en el que asegura que la licencia municipal de obras que se le concedió en 2003 para edificarlo «sigue en vigor» conforme tanto a la normativa urbanística como al planteamiento vigente, por lo que «no puede ser demolido».

Desde Greenpeace aluden a la pasividad de las administraciones responsables y lamentan que, «de nuevo esté dormido en algún rincón de la administración, a la espera de una resolución judicial nueva e innecesaria porque el hotel es ilegal e ilegalizable».