Rafael Silva


De un tiempo acá, sobre todo con el auge de los movimientos y partidos de la extrema derecha, estamos asistiendo a un creciente movimiento ultra, más misógino si cabe, que acapara nuevos adeptos y se crece. Básicamente, no deja de ser una reacción frente a los avances que los movimientos feministas han conseguido. El caso más reciente lo representa Vox, pero antes de Vox ya teníamos al PP, después a Ciudadanos, y por supuesto, a toda la caverna mediática aliada con ellos, a diversas organizaciones retrógradas (como Hazte Oír, que tuvo su protagonismo mediante diversas campañas antiLGTBI), y cómo no, al gran actor institucional por excelencia, como es la Iglesia Católica, verdadera avalista del espíritu nacionalcatólico que devolvió a las mujeres a sus casas, a cuidar de sus maridos y a la crianza de sus hijos durante la dictadura franquista (baste recordar los postulados de la Sección Femenina franquista, que parece que algunos Obispos no han superado). Pero en realidad, lo que todos estos actores denominan como “ideología de género” simplemente no existe. Es una invención, una denominación reaccionaria para catalogar de forma despectiva todos los avances en igualdad que las mujeres han conseguido durante las últimas décadas.

En cambio, lo que sí existe, y que toda la cultura machista y misógina se niega a reconocer, es la ideología patriarcal. El sistema de dominación heteropatriarcal (que nosotros hemos desarrollado en esta breve serie de dos artículos) es lo que determina todo nuestro entorno cultural de dominación sobre las mujeres, en prácticamente todos los ámbitos de la vida. Se trata de un atávico sistema de relaciones sociales y sexo-políticas que domina la cultura de las sociedades desde tiempos ancestrales. Básicamente, este sistema permite que los varones opriman a las mujeres, tanto de forma individual como colectiva, y se apropien de su fuerza productiva y reproductiva. Sus puntales se basan en la aceptación de un único modelo de familia universal (compuesto tradicionalmente por una pareja heterosexual y sus posibles hijos), así como en la perpetuación, reparto y legitimación social de una serie de roles para hombres y para mujeres. Esta ideología patriarcal es responsable, entre otras discriminaciones laborales para las mujeres, de la brecha salarial, de la división sexual del trabajo, de la feminización de la pobreza, del techo de cristal, etc. Es igualmente responsable, entre otras explotaciones capitalistas del cuerpo de las mujeres, de la prostitución, de la industria pornográfica o de las gestaciones de alquiler. Y es también responsable, entre otros ataques sociales a las mujeres, del acoso callejero, del lenguaje sexista o de los abusos y agresiones sexuales a las mujeres.

Y por supuesto, el heteropatriarcado es también el responsable de la consagración de toda una “hegemonía de la masculinidad”, que cuando toca al ámbito privado, puede llegar a su máxima expresión en la violencia de género, en los feminicidios. Este terrorismo machista es el responsable de la muerte de decenas de mujeres cada año, ante la estupefacción y el horror de sus seres queridos, y la indiferencia (cada vez menor, afortunadamente) del resto de la sociedad. Y es que todo sistema de dominación (y el heteropatriarcado lo es) necesita emplear la violencia de un modo u otro para imponerse, y después para poder mantenerse en el tiempo. Culturalmente, sigue muy viva la idea de que los hombres disponen de ciertos derechos sobre las mujeres con las que se relacionan sexual y afectivamente, y esto redunda en cierta tolerancia social cuando el maltratador o asesino en cuestión no puede soportar el hecho de que “su” mujer le haga saber que ya no le pertenece. Ello va también unido a la tolerancia institucional y política, e incluso a la propia tolerancia de los medios de comunicación, que suavizan el lenguaje para referirse a estos macabros hechos. Así, pues, en realidad, ellos matan por una determinada idea política, por esta ideología que consagra el modelo patriarcal.

La lectura de la violencia de género debe ser, por tanto, una lectura política, y precisamente es esta carga política (la ideología patriarcal) la que la extrema derecha se esfuerza en ignorar. Es su ideología patriarcal la que les lleva a minimizar los asesinatos machistas (desviando la atención al compararlos con otras muertes, por ejemplo las de accidentes de tráfico), la que les lleva a atacar a los modelos de familia que rompen con el esquema tradicional (de ahí su profundo rechazo al mundo LGTBI), la que les lleva a mezclar el terrorismo machista con otros asesinatos del mundo doméstico, la que les lleva a maximizar las supuestas “denuncias falsas”, la que les lleva a tener en cuenta el falso Síndrome de Alienación Parental, la que les lleva a no reconocer una violación (y tildarla como abuso sexual), y un largo etcétera de aberraciones contra las mujeres. Frente a todo ello, defendamos y luchemos por la difusión del feminismo, y hagámoslo de forma transversal en nuestra sociedad, es decir, invocando en todos los órdenes la perspectiva de género. Partamos de la idea de que la mujeres son atacadas por serlo, y de que tenemos que erradicar este injusto y anacrónico modelo heteropatriarcal que marca nuestras vidas y proyecta la injusticia y la desigualdad entre sexos en nuestra sociedad. No existe por tanto la “ideología de género”, pero sí la ideología patriarcal, y debemos acabar con ella.

4 Comentarios

  1. Todo el mundo debe tener derecho a los mismos derechos humanos fundamentales.En exacta igualdad ante la ley,a presunción de inocencia y a los mismos derechos constitucionales sin discriminación.Indistintamente si es mujer, hombre blanco negro amarillo,homosexual,heterosexual,intergenero,transexual..etcétera. Las leyes de género y la ideología de género que las sustentan son un crimen atroz y repugnante contra millones de inocentes, simplemente por su sexo, sexo con el que han nacido y de lo que no son culpables, y por su orientación sexual dirigidas con toda su odio contra todo varón heterosexual,con psicosis institucional leyes del odio y tribunales de excepción. Es el mismo odio y psicosis institucional de las leyes nazis y cualquier régimen del terror dirigido ahora contra todos los hombres heterosexuales.
    El género es un negocio inmenso para la clase política y miles y miles de vividores del perverso invento del género,y no van a dar su brazo a torcer y reconocer este crimen hasta que la sangre de inocentes llegue al rio y desemboque en el mar.Tendrán no a mucho tardar responsabilidades no solo en las urnas sino responsabilidades penales desde Zapatero, pues estan construyendo odio,discriminación y violencia y aunque todos lo saben lo ignoran por intereses espurios.Ellos seguiran ciegos a voluntad y los afectados seran montañas de víctimas inocentes. Si no se les para con la política será un genocidio aún mayor. Cada día una nueva medida discriminatoria contra el sexo masculino que aprueban por escrupulosa mayoría absoluta sin la menor discrepancia, sin la menor reflexion como si el sexo masculino heterosexual fuera la peste a exterminar sobre la faz de la tierra. Pretenden esconder sus responsabilidades en la muchedumbre enfurecida e hiperempoderada que sale a la calle y no representa ni a la verdad,ni a la realidad, ni a la sociedad.Pretenden esconder sus responsabilidades en  una mayoría política hermética donde creen no se podrá exigir responsablidades,una especie de pacto de silencio y ceguera,en el consenso absoluto de no nombrar lo que es evidente y el más ciego puede ver, sin importarles que otras víctimas inocentes,todo varón heterosexual, están siendo masacradas cada vez más,simplemente por el sexo con el que han nacido y por el negocio y la demencia del género
    Pero no podrán esconder por muchísimo más tiempo gravísimas violaciones de derechos humanos fundamentales simplemente diciendo que ellos solo se ponían de parte de las víctimas.
    Todos estamos de parte de las víctimas, pero sean mujeres hombres, blancos negros amarillos de Madrid o de Cuenca sin sexismo ideológico. Y una víctima lo es indistintamente de su sexo su género su raza o el color de su piel o su orientación sexual. Y una víctima lo es cuando un juez sin que previamente haya sido infectado en ideologías políticas de género contra un sexo así lo determine. Mientras tanto cualquier persona puede ser victima o victimario indistintamente si es un hombre o una mujer, un blanco,amarillo, homosexual heterosexual,transexual..
    Y hacer culpables por ley a todos los hombres,a todos los blancos, a todos los negros a todos los amarillos es un crimen atroz y repugnante. Y decir que estos son leyes y políticas de igualdad es un insulto atroz y una broma macabra idéntica a decir y definir como leyes de la igualdad y no discriminación las leyes de la ideología nazi contra el pueblo judío. Mismo derecho penal de autor, mismo odio institucional, mismos tribunales de excepción misma incitación al odio y a la denuncia,recuperado ahora en las leyes de género dirigido contra todos los hombres. No pueden estar eternamente ciegos,fingir que no se enteran, toda vez que estas leyes tras más de 14 años no han evitado ni un solo caso de violencia y han generado odio, psicosis sobre personas absolutamente inocentes.
    Solo es culpable de un delito aquel que lo comete, pero hacer culpables por ley a todos los negros, o a todos los hombres o a todas las mujeres por los delitos cometidos por algunos de su mismo sexo o su mismo color de piel, es un crimen atroz y repugnante
    Todos los colectivos que han sido perseguidos, entre ellos quiénes han sido perseguidos por su orientación sexual cómo son los homosexuales deberían salir y gritar qué es injusto ahora discriminar,perseguir vulnerar derechos humanos fundamentales sobre todos los hombres heterosexuales. En vista del horror que han vivido no lo deberían querer para nadie. Perseguir genocidamente a una raza,un «género»,sexo, a un colectivo o a una orientación sexual es el mayor de los crímenes jamás inimaginable en un supuesto país Constitucional y de Derecho en pleno siglo 21, y lejos de ser la peor de las pesadillas es la terrible y perversa realidad, con las leyes de género españolas y el odio y la psicosis institucional,iniciadas por Zapatero en 2004, un día de los Santos Inocentes,y que no han parado de crecer en odio injusticia psicosis institucional ni un solo día contra todos los hombres.A pesar de su inutilidad y la gravísima violación, además estéril de derechos humanos fundamentales sobre personas absolutamente inocentes, perseguidas, atacadas, violadas en derechos humanos y presunción de inocencia con todos los poderes del estado simplemente por el sexo con el que han nacido.

  2. Idénticamente a como ya ocurrio con el nazismo,el feminazismo con su ideología de género ha vuelto para imponer su terrible y criminal derecho penal de autor,y supone la mayor violación de derechos humanos fundamentales sobre millones de inocentes jamás imaginable en un supuesto país constitucional y de derecho en pleno siglo 21,pasando por ello inadvertido, y solo se hace visible cuando te toca,o a un familiar o a un amigo y descubres que el Estado de Derecho ha sido convertido en una perversa y criminal inquisicion dónde todo varón ya ha sido condenado de antemano simplemente por el sexo con el que ha nacido.El más terrible y perverso negocio contra la igualdad la Constitución los derechos humanos la razón y la vida mientras los medios de desinformacion y manipulacion sociales sl servicio del régimen de género intentan cerrar cada vez más su dictadura,para evitar la menor disidencia,incluso deslegitimando la manifestación de este artazgo ante algo tan gravísimo,y que ha expresado recientemente el pueblo libremente en las urnas dando su voto al único partido que no es complice y está frontalmente en contra de algo tan perverso.

    En la supuesta libertad,igualdad y no discriminación de la dictadura de la ideología de género,realmente solo faltaría pedir el exterminio en cámaras de gas o en la hoguera de la inquisición de género para todo varón heterosexual. Esta es la ideología que inspira a las leyes de género y a todas las leyes con derecho penal de autor.El ataque genérico contra una raza,un sexo,un género un colectivo o un adversario político. Todos los hombres violados en derechos humanos y presunción de inocencia por si acaso entre ellos,en el presente,en el pasado,en el futuro,en la otra vida o en sueños,pudiera haber algún varón que pudiera estar maltratando a alguna mujer.
    Esta es la igualdad del feminismo de género que controla la justicia y las instituciones,donde el hombre ni siquiera es tenido en cuenta como persona, susceptible de ser inocente o incluso víctima, no importando arrastrar y violar derechos humanos fundamentales y masacrar a millones de inocentes solo ante la posibilidad de que un hombre heterosexual esté maltratando a alguna mujer, también heterosexual. Dejando indefensos y desprotegidos a las demás personas: homosexuales, lesbianas, ancianos niños…En su terrible injusticia, las leyes de género incluso discriminan a los absolutamente inocentes de toda esta sinrazón que son los niños que tendrán derecho o no a la consideración «de género» dependiendo se quien maltrata o asesina es un hombre o una mujer a la hora de ser protegidos y obtener ayudas.
    No solo en las leyes de género esta el aberrante derecho penal de autor,utilizado por los nazis y los régimes totalitarios,sino en el discurso directo de nuestros políticos. Así Fernández Vara dice que somos hombres los que matamos como sexo, no acusa a individuos, sino que dirige el odio el ataque y la psicosis contra todo el sexo masculino.O la señora Carmena que afirma que los hombres no deben tener presunción de inocencia pues en su ADN está escrita la violencia.Decir esto de todos los hombres es lo mismo que decir que solo los negros matan y que la violencia está en el ADN de todos los negros tras haberles violado ya por ley sus derechos humanos fundamentales y su presunción de inocencia.Esto es crear odio incitar a la psicosis a la histeria colectiva contra una raza un sexo un género un colectivo y hacerlo de forma institucional.Señor Vara,señora Carmena señores políticos: solo es culpable de un delito aquel que lo comete pero hacer culpables por ley a todos los hombres, o a todos los negros,a todos los blancos, o a todas las mujeres es un crimen atroz y repugnante y una violación flagrante de derechos humanos fundamentales qué absolutamente nada tiene que ver con ningún tipo de igualdad.Su discurso es de odio ataque psicosis,tribunales de excepción, histeria institucional contra todos los hombres por todos los poderes del Estado.
    Tal es la perversidad de las leyes de género contra el hombre desarrolladas, maquinadas con Zapatero en el año 2004, y que no han parado de crecer ni un solo día en injusticia, odio, ataque,discriminación y psicosis contra todos los hombres a pesar de su absoluta inutilidad demostrada en los más de 14 años del inicio de estas leyes terribles.Con el grado de concienciación sobre la violencia que existe prácticamente habría desaparecido si no fuera por el terrible impedimento e injusticia que ejercen las leyes de género sobre personas absolutamente inocentes.Y el mensaje de igualdad y no discriminación habría calado al 100% en las conciencias de todos.Y es solo de esta manera que enseñar igualdad y concienciar en igualdad y respeto y la llamada coeducación desde las aulas no supondría un terrible insulto y una perversa broma macabra para las miles de víctimas del estado de la Inquisición de género, que no son solo hombres sino madres, abuelas hermanas, incluso los propios hijos que el odio y la psicosis de género les aparta inmediatamente de su padre sin tan siquiera saber si es el hombre o la mujer la que ejerce maltrato sobre la otra persona o sobre los niños.

  3. merecessaberlo.es/?p=292

    (Se deben copiar y pegar en el navegador los enlaces para poder verlos).
    Estas personas representan sólo las víctimas del año 2018 de hombres asesinados por mujeres, que por ser de sexo varón el estado de género ni tan siquiera las contabiliza, sino que las oculta para no poner en riesgo el más perverso negocio de género contra la humanidad.No hay tanta diferencia numérica a pesar de que esta recopilación se ha de obtener por algunos medios que dan tímidamente la noticia y solo es posible saberla cuando la dan, pues para el hombre no existe cómputo oficial, ni condena,ni minutos de silencio…solo odio ataque y discriminacion institucional desde todos los poderes del Estado.
    Personas que son tratadas con absoluto desprecio y ocultación solo porque son de sexo varón

    confilegal.com/20180430-sobre-los-102-ninos-asesinados-en-espana-en-los-ultimos-cinco-anos/

    Otro dato terrible y perverso que oculta el estado de género es que se producen más asesinatos de niños por mujeres que por hombres.Para todos aquellos que intentan justificar las terribles leyes de género contra los hombres en que se producen más casos de asesinatos de hombres sobre mujeres,decirles que a pesar de la inmensa gravedad de que haya más mujeres que atentan contra criaturas absolutamente inocentes, a nadie en su sano juicio se les ocurriría violarles a todas las mujeres sus derechos humanos fundamentales y crear tribunales de excepción solo para mujeres, generando a la vez odio y psicosis con todos los poderes del Estado contra todas las mujeres por mucho dinero que sustentase este crimen.No,jamás. Porque todas las mujeres, todos los hombres todos, los blancos, o todos los negros, no son culpables de los delitos cometidos por algunos de su mismo sexo o su mismo color de piel, y sufren idéntica e igualmente por tan repugnantes y abominables crímenes.
    El precio de las personas el «valor» de sus vidas depende de su raza, de su género, de su sexo o del color de su piel así quedó establecido en las perversas leyes de género de 2004 donde no vale lo mismo la vida de un hombre que la vida de una mujer. Leyes que en su absoluta y tremenda discriminación incluso discriminan a los absolutamente inocentes de toda esta sinrazón, los niños, que tendrán derecho o no a la consideración de género» dependiendo si quién maltrata es un hombre o es una mujer. Así pues cuando la maltratadora o asesina es una mujer estos niños no tendrán los mismos derechos a ser protegidos y derecho a las mismas ayudas.

DEJA UNA RESPUESTA