Xan Pereira

El Gobierno de Pedro Sánchez cierra la puerta a negociar una coalición con Unidas Podemos. «No hay vía en esa dirección«, «es una fórmula que Unidas Podemos ha rechazado«, ha zanjado la vicepresidenta, Carmen Calvo, en una rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Ministros.

Se cierra de esta manera lo que le pidieron al PSOE hasta sus propios votantes, «¡Con Rivera no!», gritaban los seguidores socialistas el día de las elecciones. Hoy, Calvo ha intentado responsabilizar por completo a los de Pablo Iglesias de haber truncado las posibilidades de que hubiera un entendimiento para una coalición: «Al Gobierno de coalición le ha cerrado las puertas Unidas Podemos«. «Intentamos es serio un Gobierno de coalición y ayer le cerró el paso Unidas Podemos. No hay vía en esa dirección«, ha afirmado.

Aunque ha asegurado que el presidente en funciones está abierto a seguir hablando con el grupo confederal, ha dejado claro que no será con su entrada en el Ejecutivo. «Esas fórmulas pueden estar abiertas, la coalición, no«, ha respondido.

El gobierno de progreso ha caído, nunca hubo intención real del PSOE por lograrlo, solo excusas. Desde que no querían a Iglesias en el gobierno a que pedían demasiado. En todo cedió la formación morada. El PSOE está, por tanto, dispuesto a «explorar otros caminos«, como expresó Sánchez en Informativos Telecinco, entre ellos la negociación de un «programa de máximos o de mínimos o de legislatura«, pero la puerta del Consejo de Ministros está cerrada para Unidas Podemos: «Está rechazado y rechazado queda«.

El líder socialista ya había deslizado en la entrevista en la cadena de Mediaset que su objetivo era volver al «punto de arranque«, que era un Gobierno en solitario del PSOE, aunque fue dando pasos en los últimos tres meses hasta aceptar la incorporación de ministros de Unidas Podemos. Ahora, intentarán la abstención de las derechas o su colaboración directa. La CEOE y los bancos estarán contentos, que al final, parece que es lo que importa en este país.