La junta de gobierno local del Ayuntamiento de Córdoba, integrada por PP y Cs recoperará los nombres de dos calles y una plaza que el anterior gobierno municipal de PSOE e IU cambió en aplicación de la Ley de Memoria histórica.

Tras un largo proceso fueron elegidos los nuevos nombres y finalmente, como última acción del Gobierno saliente, los rótulos con las nuevas denominaciones se colocaron en las calles. Ahora, unas semanas después, el nuevo Gobierno ha iniciado el procedimiento para revertir ese cambio.

Calle Foro Romano, anteriormente Cruz Conde, nombre que PP y Cs quieren recuperar.

El portavoz del PP en el Ayuntamiento, Miguel Ángel Torrico, daba cuenta este lunes de la aprobación del primer paso para que la Gerencia Municipal de Urbanismo, responsable de la nomenclatura de las calles, revierta el proceso de nombramiento en el caso de tres calles: las actuales calle Foro Romano, avenida del Flamenco y Plaza de los Derechos Humanos volverán a tener la denominación que las vinculaba al franquismo: calle Cruz Conde, avenida de Vallellano y Plaza de Cañero.

Torrico, quien ha señalado que de esta forma se da «cumplimiento» a una de las «23 medidas para los primeros 100 días que forman parte del pacto» de gobierno entre PP y Cs, para el que esta decisión supone «la mejor manera de iniciar una nueva etapa», al «cerrar los debates estériles de la etapa anterior» y así «empezar a trabajar, de verdad, por los asuntos que más en el fondo les preocupan a los cordobeses».

La comisión municipal de Memoria Histórica decidió eliminar estos nombres como dicta la Ley de Memoria Democrática de Andalucía. Y decidió quitar del callejero cordobés a José Cruz Conde – militar y político, alcalde de Córdoba, uno de los artífices del éxito del levantamiento militar en Córdoba que provocó la Guerra Civil-, al Conde de Vallellano -político, alcalde de Madrid durante la dictadura de Primo de Rivera y ministro de Obras Públicas durante la dictadura franquista-, y a Antonio Cañero -rejoneador y militar, que tras el levantamiento de 1936, se reincorporó al Ejército y encabezó la conocida como Columna Cañero-.

Sorprende el hecho de que el radical giro a la derecha pegado por Andalucía sea, en parte, por la exigencias de Vox para permitir el Gobierno entre PP y Ciudadanos, pero en este «regreso al pasado» vinculado a las calles franquistas, no hizo falta la formación de ultraderecha. Parece que tanto azules como naranjas tienen suficiente composición franquista en sus filas como para realizar este tipo de actuaciones.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario