Derechos

No olvidamos: la masacre de Melilla un año después

Aquel día, la despiadada represión por parte de las fuerzas de seguridad de Marruecos y España resultó en una escena de masacre

Una marca de tinta indeleble se esparció en el margen de la historia hace un año, cuando un episodio sombrío y desgarrador se desplegó en Melilla. No es una página de la que los involucrados puedan sentirse orgullosos. En vez de eso, es un recordatorio de la injusticia y la violación de los derechos humanos. Es el aniversario de un hecho ominoso que sigue plagado de preguntas sin respuesta y desapariciones sin resolver.

EL SINIESTRO ECO DE UNA MASACRE AÚN REVERBERA

Al rememorar, hace justo un año, se levanta una imagen brutal de Abuobida luchando por saltar la verja del puesto fronterizo de Barrio Chino. Aquel día, la despiadada represión por parte de las fuerzas de seguridad de Marruecos y España, resultó en una escena de masacre. Identificaron 37 cuerpos, pero el hedor de la sospecha implica que la cifra real de muertos posiblemente rondó el centenar. Las secuelas de aquel día han dejado una estela de sombras alrededor de un episodio huérfano de investigación en ambas fronteras. Se registran alrededor de 80 personas desaparecidas, en su mayoría de Sudán, mientras que algunas de las víctimas aún yacen en la morgue de Nador.

A LA DERIVA EN LA BÚSQUEDA DE LA VERDAD

De los aproximadamente 470 individuos que fueron devueltos por la policía española, Abuobida fue uno de ellos. Un trato denunciado como sumario y carente de garantías. En aquella mañana del 24 de junio de 2022, declaró que buscaba asilo. Sin embargo, se encontró con un muro burocrático en lugar de comprensión. Ahora, desde París, donde busca refugio, recuerda los últimos días previos al incidente.

LA VOZ DE LAS VÍCTIMAS SE DESVANECE EN EL SILENCIO

Para muchos migrantes que sobrevivieron a esta horrenda experiencia, compartir su relato ha sido un proceso traumático. Un año después de la tragedia, la impunidad y la falta de transparencia de las autoridades de ambos países persisten, dejando a las víctimas y sus familias en la incertidumbre más absoluta. Virginia Rodríguez, investigadora de Amnistía Internacional, critica duramente el silencio por parte de las autoridades españolas y marroquíes.

Hace un año, aproximadamente 2,000 personas intentaban acceder a la ciudad autónoma. Las ambulancias marroquíes tardaron horas en llegar, y algunos de los involucrados en el intento de salto permanecieron hasta 10 horas sin atención médica. En un intento de distanciar a las víctimas del incidente, hasta 500 fueron enviadas en autobuses a regiones remotas de Marruecos, a más de 1,000 kilómetros de Melilla.

HACIA EL FUTURO: NADA CAMBIA SI NADA CAMBIA

Hoy, 365 días después, Abuobida y Mazen, supervivientes de la tragedia, siguen interrogándose sobre el destino de sus amigos desaparecidos aquel fatídico día. Aunque han continuado su viaje hacia el sueño europeo, la incertidumbre y el dolor no cesan. “Echo de menos a mi mejor amigo. Estoy seguro de que está muerto. Si estuviera vivo, me llamaría”, explica Mazen desde París.

Las autoridades, tanto las marroquíes como las españolas, no pueden confiar en que el paso del tiempo borrará las huellas de la tragedia. “Es una cuestión de justicia y debe ser una lección para que no vuelva a ocurrir”, concluye Rodríguez.

Es más, el primer paso para que no vuelva a ocurrir consiste en el reconocimiento y aceptación de responsabilidad, la garantía de justicia para las víctimas y sus familias y, por último, la implementación de cambios significativos y duraderos en las políticas migratorias.

La masacre de Melilla no debería convertirse simplemente en otra página en los anales de las atrocidades históricas. En cambio, debe convertirse en un catalizador para el cambio, un recordatorio de que cada vida tiene un valor inherente que debe ser respetado y protegido. Que cada vida cuenta. Y que cada nombre en esa lista representa a una persona, con sueños, aspiraciones y derechos que merecen ser reconocidos y respetados.

 

Aníbal Paz

Periodista.

Entradas recientes

Convenio abusivo en ambulancias de Madrid: trabajadores consideran paros ante el incumplimiento salarial

La firma de un convenio considerado abusivo ha contribuido a un ambiente laboral tenso y…

9 horas hace

02/02, enfermeras en pie de guerra: protesta en Madrid por reconocimiento y dignidad profesional

A pesar de tener una formación envidiada en toda Europa, las enfermeras españolas se enfrentan…

10 horas hace

El ayuntamiento de Valencia ignora la ley: cómo comunidades de vecinos luchan por sus derechos

El Ayuntamiento está otorgando licencias de obra en zonas comunitarias y para dividir bajos en…

10 horas hace

La revista ‘Mongolia’, exculpada por la portada del belén satírico que denunció Manos Limpias

El fallo a favor de los editores de Mongolia marca un precedente importante en la…

10 horas hace

«No me llames ‘paki’, llámame Malik»

#TengoNombre es más que una campaña; es un movimiento hacia una sociedad más respetuosa y…

11 horas hace

La Policía Nacional advierte sobre el timo del ‘billete tintado’

Hay cinco detenidos, tres han sido arrestados en Madrid y dos en Barcelona

12 horas hace