Debido a la pandemia del coronavirus Save the Children teme que personas migrantes y solicitantes de asilo, entre ellas, menores de edad, queden en situación irregular, desprotegidas y sin acceso a ayudas por lo que ha remitido una carta al ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, pidiendo que adopte medidas excepcionales.

La ONG con sus propuestas busca proteger tanto a los niños y niñas migrantes cuya situación administrativa depende de la de sus progenitores, como a los menores y jóvenes extranjeros tutelados por la Administración, en especial aquellos que están cumpliendo la mayoría de edad durante el estado de alarma.

La organización ha celebrado las medidas adoptadas por el Gobierno para la contratación de personas migrantes en sectores esenciales como el agrario y el sanitario, o para la homologación acelerada de sus estudios.

Además ha pedido que se permita la contratación de personas en situación irregular en sectores esenciales como los cuidados, la limpieza o la mensajería o cadenas de producción, entre otros.

Según la ONG, estas personas en situación irregular que ya se encuentran en territorio español, tendrían así acceso a un permiso de residencia y trabajo de un año de duración que debería ser renovable.

Sin embargo, señala que la emergencia requiere de medidas excepcionales que permitan a la población migrante y refugiada acceder a la documentación, única manera de asegurar que esté protegida frente a la pandemia y sus consecuencias sociales y económicas.

Asimismo la entidad propone que se prorroguen al menos hasta final de año las autorizaciones de residencia y trabajo que caduquen durante el estado de alarma y en los tres meses posteriores y que se flexibilicen los requisitos económicos, laborales y de cotización para renovar las autorizaciones de residencia y trabajo que caduquen a partir de enero.

También ha solicitado que se otorgue una autorización de residencia y trabajo por circunstancias excepcionales a las personas en situación irregular que han estado detenidas en los Centros de Internamiento para Extranjeros (CIE) y que no han podido ser expulsadas en el estado de alarma.

Save the Children ha mostrado especial preocupación por los niños, niñas y adolescentes migrantes tutelados por la Administración que han cumplido la mayoría de edad después del 14 de marzo o van a hacerlo en los próximos meses, ya que aunque se han adoptado varias medidas para mejorar su situación, como la instrucción que habilita a trabajar a los que tienen entre 16 y 18 años, la organización teme que muchos sean expulsados del sistema de protección sin tener posibilidad real de emanciparse en plena crisis de la COVID19 a sin acceder a recursos post tutela.

Un 70% de los menores extranjeros sin referentes familiares permanece bajo la tutela pública menos de un año ya que acceden al sistema de protección a los 17 años. En ese tiempo no da tiempo a realizar todos los trámites necesarios para documentarles por lo que solo un 20% posee permiso de residencia.

La ONG ha sugerido otorgar un permiso de residencia y trabajo de un año por circunstancias excepcionales a aquellos que cumplan 18 años mientras dure el estado de alarma y en los próximos meses.

Save the Children se suma así a las más de 900 organizaciones y colectivos que ya han apoyado la campaña #RegularizacionYa que exige la regularización de todas las personas que están en situación administrativa irregular en España durante la pandemia del COVID-19 y ha activado un plan urgente #ATuLado para apoyar a las familias e infancia más vulnerable en la emergencia sanitaria y económica provocada por la pandemia. 

La ONG ha reforzado también la línea de atención telefónica: 900 90 75 23 para infancia migrante, cuidadores y profesionales encargados de su protección.  

Fuente: Save the Children.