Albert Rivera, el único con potestad para cesar a miembros del órgano de dirección de Cs,  ha anunciado este lunes su decisión de cesar a dos de los críticos que se atrevieron a secundar en la Ejecutiva la propuesta del jefe de la delegación en Europa, Luis Garicano, de abrir una negociación con el PSOE a cambio de apoyar la investidura de Pedro Sánchez.

Horas previas a que diera comienzo el Consejo General de Cs, desde la dirección ya no escondían estos cambios: «Hoy habrá reajustes. Saldrán de la ejecutiva algunos miembros que ahora no tienen relevancia». Poco después, Rivera ha anunciado públicamente que habrá 22 nuevas incorporaciones de afines a sus ideas.

Los cesados son Fernando Maura, responsable hasta ahora de Exteriores en el órgano de dirección, que apoyó la propuesta de Garicano; y de la dirigente de Castilla La Mancha, Orlena de Miguel, que se abstuvo. También salen de la Ejecutiva otros tres dirigentes, como Matías Alonso, que llevaba el área de Defensa; Antonio Espinosa, que se encargaba de Fomento y la andaluza Raquel Morales. Entre los que se encuentra la nueva candidata a la Generalitat de Catalunya, Lorena Roldán, a la que Rivera impulsa nombrándola portavoz nacional de la Ejecutiva en sustitución de Inés Arrimadas

Frente a esas bajas, se incorporan a la Ejecutiva 22 nuevos dirigentes, entre los que se encuentra la nueva candidata a la Generalitat de Catalunya, Lorena Roldán, a la que Rivera impulsa nombrándola portavoz nacional de la Ejecutiva en sustitución de Inés Arrimadas, que se centrará en la del Congreso. Entran también el abogado de Estado, Edmundo Bal; la representante del secretariado gitano, Sara Giménez, el aragonés Daniel Pérez; y a los dirigentes de Baleares, Joan Mesquida – exPSOE- o José Ramón Bauzá -expresidente del PP-. Todos fichajes a dedo de Rivera.

Rivera se ha dirigido a los miembros del Consejo General para pedirles en varias ocasiones «lealtad al proyecto«. Rivera ha asegurado que el objetivo de ese proyecto era conformar «una tercera España» liderada por «un partido liberal y en el centro, de regeneración e igualdad, lo que no ha habido en cuatro décadas«.

«Un equipo con gente preparada, con gente leal al proyecto de Ciudadanos y de España, de gente diversa que como un gran río acaba desembocando en el mismo afluente«, ha defendido el líder de Ciudadanos, que ha visto como en los últimos meses varios miembros de su núcleo duro han abandonado la formación con críticas a su giro a la derecha y la política de pactos. Como su mentor, Francesc de Carreras, que acaba de conocerse que en abril abandonó la militancia; u otro histórico fundador, el balear Xavier Pericay, que dimitió de su cargo al no sentir su respaldo.