Elena Blasco Martín
Secretaria confederal de Mujeres e Igualdad de CCOO


Llevo meses diciendo que si el año pasado hicimos Historia, este año cambiaremos la Historia. Visto lo visto hace unas semanas en las calles de las ciudades de nuestro país y del mundo, seguimos caminando en esa senda.

Una historia escrita en violeta, escrita con paso firme y decidido siendo conscientes de las discriminaciones, desigualdades y la violencia que nos acechan. Sabemos bien que nadie luchará por nosotras, que debemos seguir adelante, no retroceder, no desfallecer, no rendirnos… ¡Jamás!

El 8 de Marzo es una fecha de reivindicación, de lucha y si a alguien le quedaba alguna duda, ya se encargaron de hacernos saber de la manera más cruel posible, que nuestro grito debe mantenerse vivo. Asesinaron a tres mujeres en ese mismo fin de semana, una de ellas, apenas recién inaugurado el día.

¿Cómo mantener la cordura, la templanza, la fuerza ante tales atrocidades? No es una pregunta retórica, la respuesta es clara. Por la indiferencia, la invisibilidad, la humillación, el negacionismo y la deshumanización de quienes apenas pasando unas horas de tales injustificados sucesos e intolerables comportamientos y acciones, deciden ir a un plató de televisión, ponerse tras un micrófono o sentarse en la mesa de una radio, para soltar lo primero que les pasa por la cabeza, y por supuesto no es condenar esta atrocidad, sino mas bien, cuestionarse como debe ser el feminismo, negar la violencia machista y justificar su no presencia en la histórica movilización del 8 de Marzo. Eso, en sí mismo, es otra forma de violencia contra nosotras.

Estábamos todas las que luchamos cada día, sea o no 8 de Marzo, estábamos las que mantendremos viva la Revolución Violeta, estuvimos las que necesitamos estar e incluso estuvieron muchas que nos quieren domesticar. Aquellas personas que -como perros de Pávlov- reaccionan de manera simultánea al primer estimulo, un reflejo que preocupa y desde luego responde a la más animal de sus reacciones, la defensiva.

Desde el mismo momento en que se produjo el 8 de Marzo del año pasado, asistimos a una especie de histeria de aprovechamiento del discurso feminista. Sorprende que hasta ese momento no supieran del valor del mismo, la repercusión mediática y la trascendencia electoral que puede tener, al ver la fuerza de su irrupción en la coyuntura social se apresuraron a abrazarlo.

Y es algo que hasta puede llegar a ser justificado. Algo comprensible para quienes, alertados de las ansias electoralistas, utilizan el discurso feminista en beneficio propio, asumiendo como suyos, argumentos, líneas de acción y propuestas sociales, con claros fines de campaña.

Pero también surgieron otras manifestaciones, injustificadas, intolerables e incluso denunciables, alimentadas por una clara deformación de ese mismo discurso feminista, para humillar, arrebatar y atacar a las mujeres, a sus derechos y a sus libertades.

Estamos en pleno siglo XXI y hay cuestiones que fueron superadas, y otras que, aún teniendo que haberlo sido, de repente se cuestionan. No hay justificación ninguna para comenzar debates del propósito que tiene el feminismo. Hace un año a nadie se le hubiera ocurrido pensar que aquel movimiento de mujeres surge como fuerza soberana que busca el exterminio del hombre. Hoy, ese es el argumento que utiliza la rancia y apolillada derecha, “centrista” y radical con pavor y el miedo, ante la posibilidad de perder sus históricos privilegios masculinos.

El feminismo es inclusión, es solidaridad, es respeto, es sororidad, no es una oleada, un tsunami, ni una moda, el feminismo es justicia, equilibrio, equidad y ante todo un movimiento ideológico con gran capacidad trasformadora que engloba lo social, lo político, lo económico y lo cultural, con el fin único de igualdad de derechos entre mujeres y hombres.

Madrid, 8 de Marzo de 2019, fotografía de Julián Rebollo.

Teniendo esto presente, el atacar, el negar, el adoctrinar en contra de ese feminismo integrador que se ve, se escucha y se siente cada 8 de Marzo es a todas luces un ataque directo a la misma esencia de la democracia. Una democracia con una carta magna, que aun no siendo todo lo que nos hubiera gustado, es la misma sobre la que se establece la convocatoria de elecciones autonómicas, locales, europeas y generales, que deben como paso el 8 de Marzo, dejar claro que la ciudadanía en general, espera propuestas y respuestas sociales de sus dirigentes políticos. Y las mujeres en particular la deseada igualdad que tanto nos está costando a pesar de ser un elemento clave para el Estado de bienestar.

La participación de las mujeres en las próximas elecciones democráticas es clave para hacer virar al mundo, un mundo donde se nos permita ser lo que queramos ser. Y en donde el “ser mujer” no lastre, no penalice, no frene, ni justifique la desigualdad, la discriminación y, mucho menos, la violencia.

En un mundo en donde parece que la individualización de los problemas es la clave de la supervivencia, el gran triunfo del pasado 8 de Marzo es, precisamente, el mostrar como la fuerza de lo colectivo posee mayor poder transformador. La Revolución Intergeneracional Violeta es el vivo reflejo de que la vida cambia de rumbo y de que la justicia social debe pasar, inevitablemente, por la justicia de género.

Vídeo Recomendado:
mm
Licenciada en Geografía e Historia por la Universidad Complutense de Alcalá de Henares (Madrid). Es Máster en Salud y Seguridad en el Trabajo, Técnica Superior en Prevención de Riesgos Laborales (con las tres especialidades por el Centro Universitario de la Salud Pública de la Universidad Autónoma de Madrid), Máster Gestión Medioambiental en el sector de la construcción por la Universidad de Santiago de Compostela, Máster en Energética de la Edificación por la Universidad de Extremadura, Máster en Género y Políticas de Igualdad y Máster en Liderazgo, Comunicación y Dirección de Organizaciones por la Universidad Rey Juan Carlos. En 2003 es nombrada secretaria de Derechos Fundamentales de la Federación Estatal de Construcción, Madera y Afines de CCOO. Además, ha sido secretaria de Salud Laboral y Medio Ambiente de CCOO de Construcción y Servicios, miembro de la Comisión Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo, de la FETCM del grupo de Coordinación de Seguridad y Salud y vocal del Consejo General del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el trabajo. Patrona de la FLC (Fundación Laboral de la Construcción), Fundación CEMA (Fundación Laboral del Cemento y Medio Ambiente) y de la FEPRL (Fundación Estatal para la Prevención de Riesgos Laborales). En el 11º Congreso Confederal de CCOO de 2017 es nombrada secretaria confederal de Mujeres e Igualdad de la Confederación Sindical de Comisiones obreras. Es responsable de la edición de la revista Trabajadora y forma parte del Patronato de la revista Gaceta sindical: reflexión y debate y de la Fundación 1º de Mayo de CCOO. Ha participado en numerosos artículos, ponencias y cursos en materia de igualdad de género en el ámbito laboral y sindical.

1 Comentario

  1. Comentar para llamar la atención sobre la enorme discriminación,que a mi entender,en nombre de una supuesta igualdad se está cometiendo contra el varón heterosexual desde prácticamente todas las instituciones y cuyo origen está en las leyes de género.
    No hay ningún tipo de intención más allá de expresar lo que en conciencia creo haciendo uso de la libertad de opinión dentro del respeto debido, y contribuir a conseguir una sociedad justa e igualitaria de verdad, sin el menor ánimo de ofender ni faltar a nadie.
    Una sociedad donde jamás los derechos humanos pudieran ser esclavos de lo políticamente correcto y donde jamás se pudieran cometer presuntas atrocidades en nombre de una supuesta igualdad.

    Discriminar derechos humanos fundamentales a personas por su pertenencia a un sexo, a una raza, o a una orientación sexual no tiene absolutamente nada que ver con ningún tipo de igualdad, sino que es una gravísima violación y discriminación sexista o racista de derechos humanos fundamentales disfrazado de igualdad.
    Pretender enseñar desde las aulas valores de igualdad y no discriminación sexista o racista o de cualquier índole, y a la vez permitir ignorar la realidad de las leyes de género es una gravísima contradicción que destruye los principios de la lógica, la coherencia y los valores que se intentan transmitir, y que únicamente responde a los enormes intereses ideológicos de género que no se basan en la igualdad, sino es la discriminación, la persecución, la criminalización y la demonización contra el varón heterosexual.
    Esta realidad está escrita en las leyes de género y en lo que se hace que no está escrito en estas leyes desde que fueron avaladas por el Tribunal Constitucional como un cheque en blanco firmado en que posteriormente se han ido escribiendo gravísimas nuevas discriminaciones contra todos los varones heterosexuales.
    Las leyes las tienen que hacer los expertos juristas respetando estricta y escrupulosamente el sagrado precepto constitucional de igualdad y no discriminación ni positiva ni negativa, pues es exáctamente el mismo concepto, por el sexo la raza el género el color de la piel o por cualquier otra circunstancia personal o social de las personas.
    Nunca a golpe de populismo, ni por la presión del 8m, ni ningún colectivo que sale a la calle hiper empoderado por el propio gobierno para responder a sus intereses ideológicos de género cuya manifestación de la mayor injusticia está en las leyes de género contra el varón heterosexual. Leyes y discriminaciones convertido en una industria estéril e inútil que cada vez avanza a más injusticia y discriminación sobre la violación de los derechos humanos de igualdad ante la ley, y sobre el que tendrán que asumir responsabilidades políticas o penales quienes pusieron en marcha una ley terrible inútil y contraproducente que jamás tendría que haber existido.
    Las leyes de género se retroalimentan de la injusticia que provocan generando el problema.
    Jamás violar derechos humanos fundamentales presunción de inocencia ejercer odio y psicosis institucional contra sexos razas o colectivos por delitos individuales puede estar en la solución sino en la creación y generación del problema. Esta es la realidad de las leyes de género.
    Viene bien recordar que la persecución antijudía de Alemania y hasta el Apartheid de Sudáfrica eran legales, algún día pasará al olvido esta nefasta ley española que ha llegado a crear juzgados de excepción.

    Una de las consignas en principio razonables del feminismo político del 8m coreada ha sido pedir «igualdad de derechos entre hombres y mujeres,los mismos,ni más ni menos.»
    Lo cual es un insulto y un desprecio a la realidad y a la verdad toda vez que en España actual la mujer no es discriminada.Mientras que el hombre heterosexual sufre gravísima discriminación y en el sagrado derecho humano fundamental de igualdad ante la ley, derecho humano fundamental a la presunción de inocencia, derecho a un juicio justo e imparcial,derecho humano fundamental a la no discriminación persecución o criminalización institucional por tu pertenencia a cualquier sexo raza u orientación sexual tal como establece nuestra Constitución.
    La realidad es que el varón heterosexual es terriblemente perseguido por el Estado en las leyes de género, y objeto de continuo odio y psicosis institucional y mediático que abarca desde las consignas del 8m hasta todos y cada uno de los espacios públicos medios de comunicación «ministerios de la igualdad» presidente de gobierno,gobierno en general,políticos,sindicatos.. Desde todos y cada uno de los poderes del Estado y todas y cada una de las instituciones.
    Con leyes de culpabilidad colectiva en la infinita barbaridad de aplicar castigos colectivos y gravísimas discriminaciones sexistas como se ha hecho en las leyes de género contra el varón. Utilizar millones de veces términos de criminalización señalamiento estigmatización odio y psicosis como «violencia machista» «terrorismo machista» «lacra machista» es una barbaridad infinita de criminalización demonización ni tan siquiera comparable al odio genocida que ya sufrieron los negros los judíos o los homosexuales en la terrible historia de la humanidad,con la agravante de producirse en un supuesto país constitucional democrático y de derecho en pleno siglo XXI.
    Para que se entienda solo tendríamos que pensar que se crearan tribunales de excepción contra negros contra homosexuales,o contra blancos,como así se ha hecho contra los hombres en las leyes de género.Leyes nacionales de género, leyes autonómicas.Policías,comisarías, jurisprudencia,como la reciente del Tribunal Supremo de pena distinta ante exáctamente el mismo delito con agravante dependiendo del sexo heterosexual de la persona.Cribados en los centros de salud,farmacias, puntos lilas en cualquier evento, detención inminente sin más prueba que la palabra de la mujer,decreto 3 de agosto, pacto de Estado, revisión en perspectiva ideológica de género de la LECrim. El «solo si es sí», «hay que creer a la mujer siempre sí o sí».Creación de especialidad jurídica de género en la discriminación al varón heterosexual, «formación» obligatoria de jueces en perspectiva de género en los tribunales de excepción o «especializados».Políticas de género inculcadas desde las aulas que realmente fomentan odio psicosis y discriminación contra el varón y contra la heterosexualidad y que minan la mente de los niños.Ideología política que nada tiene que ver con la igualdad ni con el respeto y la tolerancia entre sexos y orientaciones sexuales.Uno de los ejemplos de criminalización contra el varón es la historia de Pepa y Pepe en las que Pepe siempre aparece como machista opresor cuando la realidad de la violencia o el control del otro cuando se ejerce es multidireccional y puede afectar a cualquier persona de cualquier sexo o de cualquier orientación sexual incluido el varón heterosexual,exáctamente en el mismo porcentaje por sus parejas femeninas.La maldad humana y el control del otro no tiene absolutamente nada que ver con el sexo la raza el género o el color de la piel de las personas.
    Cientos de medidas terribles discriminatorias que se crean cada día contra el varón heterosexual.Hay que recordar que solo el pacto de Estado contiene más de 200 medidas, todas desarrolladas específicamente contra el hombre,que se olvida que es quién está en la otra cara de la moneda de las leyes y de la discriminación de género.
    Porque negros, blancos,homosexuales cometieran más o
    menos delitos,nada justifica que se creen leyes y conceptos de criminalización y señalamiento colectivo como «violencia negrista», «terrorismo hembrista» etc.,que señalen,razas, géneros, sexos o colectivos
    Estos mismos políticos medios instituciones cada vez que ocurre un atentado rápidamente hacen llamamientos a la calma y a la razón para dejar muy claro que los demás musulmanes,cristianos negros o blancos no tienen la culpa de este delito haciendo lógicos llamamientos a la calma y a la razón.En el perverso invento del género no sólo señalan sino que estigmatizan demonizan piden cada vez más leyes dinero y más odio de forma implícita contra quiénes están en la otra cara de la moneda de las leyes de género.
    Difícil entender que no se hayan dado cuenta o no sean consciente de ello. Difícil entender que algunos incluso hablan de discriminación positiva o negativa cuando son conceptos engaño que significan absolutamente lo mismo y una barbaridad cuando se aplica en el sagrado derecho humano fundamental a la presunción de inocencia a la cual debería tener derecho toda persona sobre la faz de la tierra.Indistintamente de su sexo su credo o cualquier otra circunstancia personal o social.A que solo se te juzga por tu delito y no por la raza o el grupo sexo género u orientación sexual al que perteneces.
    Cuándo escuchas consignas de acabar con patriarcado y muerte al macho y otras,no puedes pensar más que todo es una broma macabra o que estás viviendo la peor de las pesadillas de la que no puedes despertar es una triste realidad.
    La igualdad actual del feminismo actual en España es un machismo hembrista de venganza y odio demoníaco instigado apoyado y financiado por el Estado.
    Todos condenamos la violencia y la sufrimos como lo más ruín inhumano y despreciable del ser pero ello no nos ha de permitir volvernos locos y cometer masacres o violaciones derechos humanos contra sexos géneros razas o colectivos que no son culpables de los delitos cometidos por algunos de su mismo sexo o si lo fueron sus antepasados machistas o patriarcales.
    Te dicen que si tú no eres machista maltratador no tienes nada que temer. Pero no.Todos hombres y mujeres tenemos muchísimo que temer.
    Las leyes que utilizan el derecho penal de autor y la discriminación colectiva no solo persiguen a los malos, sino que acaban convirtiéndose en un genocidio de odio y persecución contra el sexo la raza el género la religión o el adversario político contra quienes se dirigen. Ya fueron utilizadas contra los judíos o por los regímenes del terror contra razas,religiones o contra adversarios políticos con un resultado que hace que nos avergoncemos de la raza humana en general.
    Se podría afirmar que el acto político del 8m ha sido un acto politizado e interesado hasta tal punto que ha utilizado el sagrado Día Internacional de la Mujer y utilizado a gran cantidad de personas que de forma inconsciente se han prestado a servir a intereses políticos de criminalización que están detrás de la creación de las leyes y de la ideología de género y en un negocio que se sustenta en la guerra de sexos.Cuando realmente el poder político solo y únicamente debería instigar y fomentar hacia la conciliación entre sexos y entre todas y cada una de las orientaciones sexuales y el respeto por las distintas opciones políticas pues su responsabilidad es gobernar para todos sin discriminación incluso para aquellos quienes no les han votado.Esto se llama democracia y no oportunismo político y no utilizar el estado de derecho de quien se encuentra en el poder como una maquinaria terrible contra la democracia y la diversidad política.Ello se entiende en que la manera eficaz de acabar con la violencia es la concienciación en igualdad de derechos y obligaciones, para lo cual es estrictamente necesario partir con leyes en que la propia ley jamás suponga discriminación de ningún tipo estando en el origen de la violencia por su injusticia y evitando esta concienciación tan necesaria.
    Jamás seremos iguales cuando se discrimina gravemente en lo más sagrado y esencial que es el derecho a la igualdad ante la ley y a que no se te penalice en lo más mínimo por tu pertenencia a un sexo a una raza o una religión o a una condición personal o social. Y esta es la barbaridad infinita de las leyes de género desarrolladas con derecho penal de autor y tribunales de excepción y cientos de medidas más terribles y discriminatorias contra todo varón heterosexual olvidando algo tan sencillo y vital como que culpable de un delito solamente es aquel que lo comete jamás todos los hombres,o las mujeres los blancos los negros o todos los que tengan su mismo color de piel o su misma altura.
    Los demás hombres no tienen la culpa de los delitos cometidos por algunos de su mismo sexo ni de lo que pudieron hacer en el pasado sus antepasados machistas o patriarcales para tener que soportar este estigma de odio actual y discriminación,criminalización y demonización en las leyes de género, en la sociedad, en el discurso público, político e institucional todos los días a todas horas en todos los medios como pecado original heredado.
    La palabra machismo supone la acusación de brujería de los tiempos de la Inquisición traído al presente para quemar en la hoguera y cometer el mayor atentado sexista o racista disfrazado en ley de la igualdad contra todo el sexo masculino heterosexual de igual barbarie,sin razón vergüenza que ya sufrieron los negros los judíos o los homosexuales en la triste historia de la humanidad.
    «La obra maestra de la injusticia es parecer justo sin serlo»

    La violencia y la maldad humana no tiene género,sexo raza ni color de piel y existen exactamente el mismo maltrato psicológico de la mujer hacia el hombre y viceversa.Así como de cualquier pareja de cualquier sexo y de cualquier orientación sexual. Y también maltrato físico con resultado de muerte,ocultado,silenciado para continuar y perpetuar lo que se ha convertido en el más terrible negocio sobre la injusticia y la discriminación sexista de las leyes de género que acaba convirtiendo en ley de la igualdad el mayor atentado contra la igualdad la Constitución los derechos humanos la lógica universal la razón y el derecho a la vida y la dignidad de todo ser humano, indistintamente del sexo la raza el género o la orientación sexual con el que has nacido o con el que te identificas.

    merecessaberlo.es/?p=292

    Estas personas representan sólo las víctimas del año 2018 de hombres asesinados por mujeres, que por ser de sexo varón el estado de género ni tan siquiera las contabiliza, sino que las oculta para no poner en riesgo lo que se ha convertido en el perverso negocio del género que quiere evitar la más mínima reflexión sobre el hecho de que la violencia y la maldad humana no tiene género raza sexo o color de piel.
    No hay tanta diferencia numérica a pesar de que esta recopilación se ha de obtener por algunos medios que dan tímidamente la noticia y solo es posible saberla cuando la dan, pues para el hombre no existe cómputo oficial, ni condena,ni minutos de silencio…solo odio ataque y discriminación institucional desde todos los poderes del Estado.
    Personas que son tratadas con absoluto desprecio y ocultación solo porque son de sexo varón.

    confilegal.com/20180430-sobre-los-102-ninos-asesinados-en-espana-en-los-ultimos-cinco-anos/

    Otro dato que oculta el estado de género es que se producen más asesinatos de niños por mujeres que por hombres.Para todos aquellos que intentan justificar las terribles leyes de género contra los hombres en que se producen más casos de asesinatos de hombres sobre mujeres,decirles que a pesar de la inmensa gravedad de que haya más mujeres que atentan contra criaturas absolutamente inocentes, a nadie en su sano juicio se les ocurriría violarles a todas las mujeres sus derechos humanos fundamentales y crear tribunales de excepción solo para mujeres, generando a la vez odio y psicosis con todos los poderes del Estado contra todas las mujeres por mucho dinero que sustentase este crimen. No, jamás. Porque todas las mujeres, todos los hombres todos, los blancos, o todos los negros, no son culpables de los delitos cometidos por algunos de su mismo sexo o su mismo color de piel, y sufren idéntica e igualmente por tan repugnantes y abominables crímenes.
    El precio de las personas el «valor» de sus vidas depende de su raza, de su género, de su sexo o del color de su piel así quedó establecido en las perversas leyes de género de 2004 donde no vale lo mismo la vida de un hombre que la vida de una mujer. Leyes que en su absoluta y tremenda discriminación incluso discriminan a los absolutamente inocentes de toda esta sinrazón, los niños, que tendrán derecho o no a la consideración de género» dependiendo si quien maltrata es un hombre o es una mujer. Así pues cuando la maltratadora o asesina es una mujer estos niños no tendrán los mismos derechos a ser protegidos y derecho a las mismas ayudas

    Nota.
    Vuelvo a publicar el comentario puesto que ha sido borrado por censura de opinión.

Deja un comentario