Laura Duarte. Presidenta de PACMA
He visto incontables veces imágenes de encierros por el campo, de becerradas o de bous a la mar; y sigo siendo incapaz de creer que esas personas que están ahí (borrachas, divirtiéndose, mofándose) hayan visto la mirada de ese animal y no se hayan conmovido.

Ver a un toro con los ojos desorbitados, jadeando con la lengua fuera a punto de asfixiarse, sentir su miedo y su ansiedad, imaginar su terror y su lucha por sobrevivir, descompone a cualquiera.

No puede seguir siendo legal. Tratar así a los animales no puede formar parte de nuestra cultura, ni recibir dinero público ni contar con la protección de todas las instituciones. Es inadmisible.

Aunque algunos toreros de renombre se esfuercen en dar una imagen de solvencia y elegancia para defender su actividad violenta y su placer por torturar y arrebatar la vida, no hay tauromaquia de primera y de segunda.
Tauromaquia son corridas de toros en una plaza como Las Ventas y son animales ahogándose rodeados de borrachos en un pueblo cualquiera. Y todo es igual de repugnante.

Los ganaderos taurinos crían cada año decenas de miles de toros y vacas que terminan su inmensa mayoría en festejos populares donde los machacan y humillan antes de enviarlos al matadero.
El resto son conducidos hacia una tortura asfixiante en una plaza de toros, de la que no saldrán con vida, y que algunos defienden como arte.
Sea como sea: el negocio consiste en criar para matar, y eso es insoportable e inadmisible por más tiempo.

Hace muchos años que la tauromaquia debería estar prohibida, pero sin duda jamás ha habido un mejor momento que este para ilegalizarla.
PSOE y Podemos pueden continuar al servicio de los intereses de taurinos y cazadores, dando la espalda a los animales, o pueden aprovechar esta oportunidad histórica para prohibir para siempre la tauromaquia y convertirla en delito.

Y en esto no hay medias tintas. O están con los maltratadores o están con los animales. Mientras decidan continuar del lado de los violentos, nos tendrán enfrente.

Este sábado, 9 de mayo, PACMA ha convocado una acción online para hacer resonar la voz de quienes defendemos a los animales y dedicamos nuestra vida y esfuerzos a darles voz. Este sábado reivindicamos ¡Misión Abolición!