Constantemente aparecen nuevas noticias sobre las maniobras y estrategias de evasión fiscal del rey emérito Juan Carlos. Según informa El Confidencial la fiscalía suiza ha destapado una segunda cuenta del borbón.

En este caso se trata de un depósito en el banco Credit Suisse cuyo auténtico titular es un miembro del entorno familiar del rey emérito, la misma entidad financiera que empleó la Fundación Zagatka para esconder sus activos hasta 2015. El nuevo depósito estaba abierto a nombre de una sociedad ‘offshore’ panameña, Lactuva SA, y operaba con la numeración 0251-401740-42, según consta en documentos judiciales a los que ha tenido acceso El Confidencial.

A partir de estos nuevos datos, que también publica Infolibre, queda latente como Juan Carlos I habría ordenado operaciones económicas directamente para ayudar a un familiar y utilizando la misma vía que ya usó para ocultar dinero a la Agencia Tributaria.

La Fiscalía del Tribunal Supremo mantiene abiertas en estos momentos tres investigaciones diferentes sobre la riqueza oculta del rey emérito. Para tratar de eludir posibles responsabilidades penales, este ha presentado dos regularizaciones fiscales por las que ha abonado de forma voluntaria más de cinco millones de euros.

R 17

De nuevo, frente a este entramado aparece la Fundación Zagatja, «administrada por el primo del emérito Álvaro de Orleans», matiza Público. El titular de esta nueva cuenta, una empresa panameña llamada Lactuva, no es más que un grupo de testaferros «especializado en montar redes opacas».

Las transferencias fueron ejecutadas por el consultor suizo Arturo Fasana, que en 2008 ordenó tres pagos de Zagatka a Lactuva.

Mientras tanto, Juan Carlos de Borbón sigue instalado en la isla de Nurai, de un kilómetro cuadrado, a 15 minutos en barco de Abu Dabi, un lugar con un hotel de lujo y villas exclusivas.

DEJA UNA RESPUESTA