Nueva Zelanda guardará dos minutos de silencio y retransmitirá la llamada a la oración por la radio y televisión pública el próximo viernes para recordar a las víctimas del atentado, anunció hoy su primera ministra, Jacinda Ardern.

La acción tendrá lugar al cumplirse una semana del asalto perpetrado por un supremacista blanco, Brenton Tarrant, australiano de 28 años, contra las dos mezquitas de Christchurch, que causó 50 muertos y 50 heridos.

«Tenemos el deseo de mostrar nuestro apoyo a la comunidad musulmana en su regreso a las mezquitas, en particular el viernes», dijo Ardern en rueda de prensa.

«En reconocimiento de esto habrá dos minutos de silencio el viernes. También haremos una retransmisión a nivel nacional de la llamada a la oración a través de TVNZ y Radio New Zealand», añadió la mandataria antes de terminar una visita en Christchurch.

Ardern indicó que durante el día se reunió con familiares y miembros de la comunidad musulmana para planear la celebración de un acto público de recuerdo a las víctimas que tendrá lugar en la ciudad en una fecha aún por confirmar.

Preguntada por posibles represalias del grupo terrorista autodenominado Estado Islámico, la mandataria respondió que la comunidad musulmana local le ha mostrado su «apabullante» deseo de justicia y reflejado el apoyo recibido por todo el país.

«Lo que he oído de la comunidad musulmana es rechazo del extremismo, la violencia y el odio, no importa de dónde venga», señaló.

Los familiares de las víctimas mortales comenzaron a recibir hoy los restos de los fallecidos y a celebrar los funerales, cinco días después de la matanza.

Ardern dijo que 30 cadáveres ya han recibido el visto bueno para su entrega y admitió que el proceso ha sido «difícil y frustrantemente lento» desde la perspectiva de los familiares, si bien ensalzó el trabajo de los forenses, así como del personal sanitario y de emergencias.