El ministro de Exteriores de Nueva Zelanda, Winston Peters, llegó este viernes a Estambul para participar en una cumbre de la Organización de Cooperación Islámica (OCI), convocada para abordar el atentado contra las mezquitas de Christchurch que causó 50 muertos.

«Somos un país que otorga gran importancia a la libertad de creencias religiosas. El ataque a los musulmanes es un ataque contra todos nosotros», señaló Peters en la rueda de prensa de apertura de la cumbre, junto a su homólogo turco, Mevlüt Çavusoglu.

«El terrorista Brenton Tarrant pasará el resto de su vida en una celda en Nueva Zelanda. Hemos lanzado la investigación más grande en la historia de Nueva Zelanda», añadió.

Turquía convocó una cumbre extraordinaria de la OCI para discutir «el aumento de la violencia islamófoba» y, en particular, el ataque contra dos mezquitas de Nueva Zelanda el pasado 15 de marzo, que dejaron 50 muertos.

«Es importante que trabajemos juntos de manera coherente con las plataformas internacionales multilaterales para tratar los problemas que enfrentan los musulmanes», declaró Çavusoglu.

Representantes de organizaciones internacionales como las Naciones Unidas y la Unión Europea también fueron invitadas a la reunión de la OCI, formada por 57 Estados y cuya presidencia ejerce Turquía.

Durante el encuentro, en el que también participará el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, se espera que el ministro Peters exprese la inquietud de su gobierno por unas declaraciones del mandatario turco sobre Nueva Zelanda

Erdogan dijo pocos días después del ataque en Christchurch que aquellos australianos o neozelandeses que vengan a Turquía «con sentimientos antimusulmanes» serán enviados de regreso en un ataúd «como lo fueron sus abuelos», en alusión a la campaña de la Primera Guerra Mundial en la península turca de Gallípoli.

El mandatario turco hizo estas manifestaciones en un acto electoral de las próximas elecciones locales, en el que también mostró imágenes del vídeo grabado por el asaltante de las dos mezquitas de Christchurch y afirmó que si Nueva Zelanda no castiga al autor del atentado, de nacionalidad australiana, lo hará Turquía.