El gobierno de Nueva Zelanda anunció que eliminará gradualmente las bolsas de plástico de un solo uso para 2019, un gran paso para enfrentar la crisis mundial de contaminación por plástico.

Emily Hunter, encargada de la Campaña por los Oceanos de Greenpeace Nueva Zelanda dijo que “este podría ser un importante avance para cambiar la marea en la contaminación del plástico oceánico en Nueva Zelanda y un importante primer paso para proteger la vida marina, como las tortugas marinas y las ballenas, de la creciente epidemia de desechos plásticos“.

La propuesta estará abierta a consulta pública hasta el 14 de septiembre de 2018 e incluirá opciones para la fecha en que se completará la eliminación, qué bolsas deberían incluirse y que minoristas deberían estar exentos.

Este es un gran primer paso, pero ahora Nueva Zelanda necesita una estrategia amplia e integral para eliminar todas las fuentes de contaminación plástica. Hasta 12.7 millones de toneladas métricas de desechos de plástico ingresan al océano cada año, es el equivalente a un camión de basura por minuto y las bolsas de plástico de un solo uso son solo la punta del iceberg“, dijo Hunter.

Es hora de que los gobiernos y las empresas más grandes del mundo reconozcan que no podemos reciclar para salir de este problema. La crisis que enfrentamos requiere una regulación integral y acción corporativa para alejarse inmediatamente de los plásticos de un solo uso“, sentenció Emily Hunter.

Deja un comentario