En un incidente que ha sacudido la comunidad católica en Málaga, un sacerdote de origen venezolano, Roberto José B., ha sido detenido por la Guardia Civil tras haber quebrantado una orden de alejamiento impuesta debido a acusaciones de acoso por parte de una mujer con la que convivía, según han confirmado a EFE fuentes próximas a la investigación.

El caso ha llevado a la Diócesis de Málaga a enfrentar una situación delicada, mientras se evalúan las medidas a tomar y la búsqueda de un reemplazo para las parroquias afectadas.

La víctima, cuya identidad se mantiene en el anonimato, denunció al sacerdote por supuesto acoso, alegando que tras mudarse a Madrid, fue acosada con llamadas telefónicas, mensajes y correos electrónicos persistentes, pidiéndole que regresara a Málaga.

Nuevo escándalo en Málaga: un sacerdote ha sido detenido por incumplir una orden de alejamiento de una mujer con la que convivía
Nuevo escándalo en Málaga: un sacerdote ha sido detenido por incumplir una orden de alejamiento de una mujer con la que convivía

Además de estas acusaciones, se informó que el sacerdote violó una orden de alejamiento anterior, al rebasarla físicamente en la autovía A-7 y acosarla de cerca, incluso después de haber recibido la orden de mantenerse a más de 300 metros de distancia de la víctima.

Roberto José B., de 38 años, llegó a Málaga en 2018 y prestaba servicios como párroco en los municipios de Canillas de Aceituno, Sedella y Salares. Según fuentes cercanas a la investigación, el sacerdote venezolano vivía en la casa parroquial junto con otros compatriotas, incluyendo a la mujer denunciante.

La situación ha llevado a la Diócesis de Málaga a enfrentar un dilema ético y legal. Aunque la Diócesis conocía las «desavenencias» entre el sacerdote y la mujer, la institución se ha desvinculado del caso al considerarlo un «litigio entre dos personas adultas».

Las autoridades eclesiásticas están examinando la información disponible para tomar medidas apropiadas con respecto al sacerdote, así como para que los municipios en los que daba misa puedan tener cuanto antes un párroco sustituto.

Este incidente marca el segundo caso de un sacerdote detenido en Málaga en las últimas semanas. El otro caso involucra a Francisco J.C., de 33 años y natural de Vélez-Málaga, quien se encuentra en prisión provisional por presuntamente sedar y abusar sexualmente de varias mujeres. Estos hechos salieron a la luz después de que su pareja sentimental descubriera pruebas incriminatorias en un ordenador compartido en su hogar en Melilla.

DEJA UNA RESPUESTA