El nuevo Parlamento de Israel (Knéset) se formó hoy tras los comicios del 9 de abril, con una mayoría de asientos para la derecha y religiosos, una menor representación de mujeres y el mínimo histórico para el Partido Laborista.

En la ceremonia que dio lugar a la constitución de la vigésimo primera Knéset, 117 parlamentarios de un total de 120 prestaron juramento tras un discurso inaugural del presidente israelí, Reuvén Rivlin, quien pidió la unidad y animó a todos los ciudadanos del país -laicos, seculares, judíos ultraortodoxos y árabes- a construir un lugar en el que puedan vivir en igualdad.

Rivlin estuvo acompañado en el podio por el presidente del Parlamento, Yuli Edelstein, que fue reelegido con el voto a favor de 101 diputados.

La nueva cámara está dominada por el bloque de la derecha, con un total de 65 escaños entre todas las formaciones de esta línea, encabezada por el partido Likud, que lidera el primer ministro, Benjamín Netanyahu, con 35 asientos.

En este bloque están incluidas las formaciones ultraortodoxas Shas y Judaísmo Unido por la Torá, que con ocho escaños cada una previsiblemente formarán parte del Gobierno y tendrán un mayor peso que en la anterior legislatura.

Netanyahu intenta formar Gobierno con las organizaciones de este grupo y la coalición ultranacionalista Unión de Partidos de Derecha (5 asientos), el partido ultraderechista Israel Nuestro Hogar (5) y el centrista Kulanu (4).

El otro gran partido mayoritario empatado en escaños con el Likud es la coalición Azul y Blanco del centrista Beni Gantz, que previsiblemente liderará la oposición.

Durante la ceremonia de juramento, Netanyahu, un veterano en la política israelí, mantuvo una actitud discreta, mientras que se percibió la euforia de algunos diputados de Azul y Blanco, con quien Ganz se hizo un selfi en tono festivo.

Por otro lado, las fuerzas izquierdistas ven reducida su presencia en esta cámara, con el histórico Partido Laborista que ha quedado reducido a solo seis diputados, y el pacifista Meretz que tiene cuatro, mientras que las listas representativas de la minoría árabe (Hadash-Tal y Ram Balad) tienen un total de 10 asientos.

En total, habrá 49 parlamentarios que ejercerán esta función por primera vez, y entre ellos, el número de mujeres será menor, con solo 29, en comparación con las 35 de la legislatura anterior.

Tres diputados estuvieron ausentes en la ceremonia de hoy, donde faltaron la diputada laborista Shelly Yachimovich, que se encuentra fuera del país, y Aida Touma Sliman y Yousef Jabarin, parlamentarios de la coalición árabe Hadash-Tal, informó el digital Times of Israel.

El acto, al que asistieron las principales autoridades del Estado, así como ciudadanos, representantes de municipios israelíes o de legaciones diplomáticas extranjeras, concluyó con el canto del himno nacional, la Hatikvá, ante el que los diputados de Hadash-Tal y de Ram-Balad se retiraron del pleno.

Tras la ceremonia, los parlamentarios y el resto de congregados se trasladaron a una sala aledaña de la Knéset en la que Netanyahu afirmó en un discurso que Israel «se ha convertido en una fuerza global en seguridad, relaciones exteriores, ciencia y tecnología».

«Ninguna nación luchó por su libertad como lo hizo el pueblo judío, y ninguna nación se enfrentó a obstáculos tan grandes», agregó Netanyahu, que celebró la formación de la nueva cámara acompañado de su mujer, Sara .

Fuente