Bernardo Álvarez, obispo de Tenerife, recibió la primera dosis de la vacuna de Pfizer el pasado 13 de enero en la Residencia Sacerdotal San Juan de Ávila, pese a no figurar entre los grupos prioritarios de riesgo.

Los residentes y el personal laboral figuran en la lista de la primera fase de la vacunación de Sanidad al tratarse de un centro de mayores y cumplir con el protocolo, por lo que Álvarez decidió engañar a Sanidad asegurando que residía en el geriátrico, sin embargo, no vive en la Residencia Sacerdotal San Juan de Ávila sino en una casa contigua, donde no tiene contacto con los internos del centro, tal y como ha recogido elperiodico.com.

La justificación tanto de Álvarez como del Obispado es que al mantener su domicilio en ese lugar tiene frecuentes contactos y comparte algunos servicios con los residentes y por ellos fue añadido a lista de vacunación.

Sin embargo, eso no es cierto ya que desde la declaración de la pandemia los residentes no pueden salir del edificio al formar parte de la población más expuesta al virus y estar protegidos por severas restricciones.

Algunas de las trabajadoras que sí viven en el centro aseguraron que el cura no vive allí y que ni siquiera «desayuna, ni come, ni cena». «No tiene contacto con los internos», afirmó una de las monjas cuidadoras de los residentes.

En un artículo publicado el 31 de enero en Diario de Avisos, el sacerdote de la Diócesis Nivariense Carmelo J. Pérez Hernández, aseguró que “desde hace meses Bernardo Álvarez saluda a sus hermanos sacerdotes mayores” de la Residencia San Juan de Ávila de La Laguna “a través de una ventana, desde la puerta del comedor, desde el patio interior de la residencia”. “Hace meses que no hace la sobremesa con ellos. Para protegerles. Porque ellos no abandonan la Residencia excepto por causa de fuerza mayor, pero él sí”.

El obispo de Tenerife engaña a Sanidad para vacunarse antes de tiempo
El obispo de Tenerife engaña a Sanidad para vacunarse antes de tiempo

Ahora la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias revisará las listas de vacunación enviadas por los distintos centros sociosanitarios en busca de más infiltrados. Por su parte, el Ministerio de Sanidad que dirige Blas Trujillo pondrá especial atención a los nombres de políticos y cargos públicos incluidos en los listados para detectar si se han saltado el protocolo establecido y recibieron la vacuna antes de tiempo.

De momento han sido vacunados la consejera de Sanidad del Cabildo de La Palma, Susana Machín, el concejal José Elvis de León Rodríguez, representante de Coalición Canaria en el Ayuntamiento de Garachico, las socialistas María Eugenia Rodríguez Rodríguez y María Mercedes Candelario, ediles de los ayuntamientos palmeros de Puntallana y Puntagorda.

En relación a Susana Machín, la Consejería de Sanidad de Canarias ha confirmado que se vacunó en el Hospital de Los Dolores de La Palma a pesar de no aparecer en la primera lista remitida al Servicio Canario de Salud, por ello, su partido le ha abierto un expediente disciplinario. Los otros tres casos se están investigando para ver si cumplían los requisitos para estar incluidos en los listados de vacunación.

El obispo de Tenerife no es el único caso de vacunación irregular

Bernardo Álvarez no es el primer obispo que utiliza como justificación para vacunarse antes de tiempo el argumento de vivir en una residencia para sacerdotes retirados. También está siendo investigado el obispo de la diócesis de Orihuela-Alicante, Jesús Murgui, que recibió la vacuna el pasado 8 de enero en la residencia de la Casa Sacerdotal de la capital alicantina, donde se acoge a sacerdotes de forma fija o temporal y que destina una planta como hogar de presbíteros jubilados.

Sebastià Taltavull, obispo de Mallorca, se puso el 27 de enero la segunda dosis de la vacuna, después de recibir la primera el 5 de enero, en la residencia de sacerdotes mayores y jubilados de Sant Pere i Sant Bernat, en Palma. Taltavull “forma parte de la unidad sanitaria” de esta residencia, argumentó el Obispado mallorquín. “Siempre que se ha puesto vacunas, lo ha hecho allí y es usuario activo, con lo cual se le trata como uno más de la residencia”, señaló.