La CNT fue un sindicato muy importante, quizás el más importante, tanto que se llegaba a decir, que en España se podía gobernar con la CNT pero no contra la CNT. Tanto, que de ella saldría por ejemplo la Escuela Moderna, un modelo de enseñanza que se extendería por el mundo, y en él se basa hoy en mayor o menor medida los sistemas educativos. Tanto, que cuando tuvo oportunidad demostró que su modelo económico emancipador y no capitalista, la colectivización de la producción, se desarrolló con éxito, dejando muestra de esto en la zona republicana durante los tres años que duró la Guerra Civil, y que no sucumbió el modelo colectivista por inoperante, si no por su eliminación física, por el uso las armas, vamos, y precisamente, por quienes el modelo económico que implantarían después, sí que sucumbió por sí mismo, él solito.

En la época de la transición, la revista Bicicleta sacaba datos del número de integrantes de la CNT y el Movimiento Libertario entonces, daba la cifra de 150.000 integrantes. No eran los 1,5 a 2 millones de antes de la Guerra Civil, pero ya era un número significativo tras el fortísimo desgaste.

Se pone el caso Scala como causante del impedimento del resurgimiento de la CNT, y claro que tuvo que ver, pero, para nada como factor determinante. ¿Cuándo el estado y el patrón dejaron de hacer montajes acusatorios y usar la represión contra las organizaciones obreras? Si las organizaciones obreras, el mayor tiempo de su existencia funcionaban en la clandestinidad, y a pesar de ello llegaron a hacer revoluciones, que terminaron eliminando los imperios de las monarquías absolutistas del mundo, pese a sus temibles ejércitos.

Habría que sumar más cuestiones que incidieron para evitar el resurgimiento de la CNT. Tal vez la infiltración en la misma y no solo de los servicios secretos del estado, como se descubrió en el Pleno de la Federación Local de Madrid celebrado en enero de 1978, en el Instituto Virgen de la Paloma, en la Dehesa de la Villa,  con unos 3.000 asistentes, y que fue dinamitado por acusaciones fuera de lugar contra el que fuese líder estudiantil indiscutible Jaime Pozas por un miembro de la FAI que luego se hizo empresario, y por la detención de “un compañero”, el “compañero León”, que luego la Revista Interviu  publicaría que este “compañero” no era sino un infiltrado policial, un “compañero, coño” que se llama hoy día.  Pero aquello serviría, para que nada de los motivos por lo que se había celebrado el Pleno se tratase. Porque era prioritario hacer una manifestación para pedir su liberación.

Como fueron las escisiones, que en dos fases, sumió a la CNT en largos y engorrosos procesos judiciales, que pese a terminar a favor de CNT, el desgaste fue en este sindicato en el más influyó. Las elecciones sindicales, como motivo principal de las diferencias, que según decían entonces los anarcosindicalistas, eran promovidas desde dentro de la CNT pese a la oposición de la mayoría de los cenetistas (como se vio en su 5º Congreso), por grupos católicos y marxistas, principalmente trosquistas y maoístas, que viendo sus sindicatos CSUT y SU respectivamente absorbidos por CCOO y UGT, y el rumbo reformista que habían  tomado estos dos últimos grandes sindicatos plegados totalmente a la dirección de PCE y PSOE, habían buscado en CNT sitio para su desarrollo, y que la negativa de CNT a participar en elecciones les suponía un problema.  Las elecciones sindicales a las que la CNT se oponía como ya en los años 30 del siglo pasado se opuso, lo mismo que durante el franquismo, que, pese a la dictadura las elecciones sindicales eran promovidas por el propio régimen y su “verticato”, cuyo presidente lo era a su vez de la Patronal.

Más, las desfederaciones que posteriormente se sucedieron en CNT en Madrid (SOV) y en Barcelona (varios stos.) en 1992, que vinieron a sumarse para evitar que la CNT se recuperase como activo protagonista, y que tradicionalmente fue como sindicato determinante el movimiento obrero español. Sobre esto se puede obtener información en el libro sobre «Los servicios secretos en España» escrito por Juan J. Alcalde, a cerca de la intromisión de los empresarios y los servicios secretos del estado en la destrucción de los sindicatos de clase y otras organizaciones. Y si se quiere ampliar “La CIA oculta datos sobre el espionaje a sindicatos y partidos en España”  Público: 04/03/2018 DANILO ALBIN.

Luego estaría la Reconversión Industrial, que se realizó en la década de los 80 del siglo pasado y que destruyó decenas de miles de secciones sindicales, restando fuerza al movimiento obrero y que claramente los primeros despedidos eran los sindicalistas radicales, los de la CNT los primeros, para luego irse quitando de en medio a los demás del resto de sindicatos, quedándose los sindicatos privados de fuerza y convertidos en sindicatos domesticados, cuando no vendidos totalmente al capital.

CNT
CNT

Las grandes luchas en estos años, auténticas batallas campales, dan muestra de lo que les costaba a los obreros está perdida, y de la cara más salvaje del Capital contra ellos. El despojarse de los sindicalistas más combativos, no paró en la década de los 80 y persistió en la de los 90, siento tal vez la más significativa la realizada en CCOO en el sector de Correos, coincidiendo en todo el proceso de privatización del sector.

Esta va a ser una práctica ya permanente, sobre todo en sectores privatizados como limpiezas, jardinería, etc., en la que sindicalistas o sus familiares se ven estando en ambos lados de la barricada, inclinándose curiosamente siempre la balanza para el lado de la patronal.

Actualmente, es claro el ataque al sindicalismo y el interés empresarial y estatal en dividir a estos, y si hemos visto rupturas en CCOO y UGT, también en CGT y CNT.

El ataque se hace de muchas formas, no hace falta que sean desfederaciones o escisiones, existe las desafecciones por hacerles la vida imposible. O crear sindicatos que hagan más difícil la unión de las fuerzas productoras.  Ganemos CCOO, Somos Sindicatos, y ya hasta “vox” lo intenta con “Solidaridad” ¿Cómo no?

Actualmente existen 5 sindicatos anarcosindicalistas distintos.

Solamente el Bloque Unitario consiguió la unión suficiente para generar una lucha obrera importante, y tras dos Huelgas Generales exitosas en 2012, la practica contra su unión fue a degüello, sin tener cabeza visible, como era una fuerza autocontrolada, no dirigida, suponía un peligro para los amantes de jefes, líderes, directores y dirigentes. Un peligro para el capitalismo.

En cuanto al tema represivo, dos meses después del Caso Scala, asesinarían a palos en la cárcel de Carabanchel al activista anarquista Agustín Rueda, estando implicados en esto el director y subdirector de la cárcel, el médico, el cura y 8 funcionarios que tuvieron que turnarse porque los 4 primeros se cansaron de darle palos. A consecuencias de esto sería ajusticiado el Director de Instituciones Penitenciarias poco después, ametrallado.  De los implicados en la tortura hasta la muerte, saldrían del juicio una década después todos culpables, algunos de ellos con hasta 10 años de cárcel, sin que ninguno de ellos cumpliera ni un solo día.

También en este caso, como en el Scala los servicios secretos estaban implicados en la creación de este grupo de jóvenes, esta vez en el paso por la frontera de armas y material explosivo en una furgoneta donde fue detenido. Y Agustín sabía quiénes eran.

Al año siguiente la policía mataría en Madrid a José Luis y Emilio jóvenes estudiantes anarquistas. Después a Jorge caballero, cenetista, a la salida del Cine Azul en Madrid, moriría asesinado por un grupo falangista.  A otro anarquista asesinarían en el Bar San Bao en Arturo Soria también en Madrid tras una gigantesca manifestación contra el Pacto de la Moncloa, convocada por CNT, que terminó en Ciudad Lineal derrumbando el monumento del yugo y las flechas que había en la plaza. Sin contar las detenciones o encarcelaciones en distintas partes de la península contra cenetistas y anarquistas.

Referente al caso Scala, sus dueños, los hermanos Ribó, recibieron el dinero del seguro antes de que terminasen sus informes los bomberos, y con el dinero realizaron la función teatral en el teatro Monumental de Madrid la exitosa obra «El diluvio que viene».  Referente a los dineros que iban a venir de los fondos europeos cuando entrásemos en la UE.

Caso Scala: La guinda de la guerra sucia posfranquista contra el anarquismo  | Público
El caso Scala fue la guinda de la guerra sucia posfranquista contra el anarquismo

¿Realmente pensamos que la sociedad está mejor estando sus productores, sus trabajadores y trabajadoras, desorganizadas/os y dándose la espalda?

Nos tienen en manos de mafias y tramas delincuentes. El beneficio de nuestro trabajo, se pierde en grandes corporaciones mayoritariamente extranjeras, perfectamente organizadas, ellos sí.

Disfrutan minusvalorando nuestros esfuerzos,  sin preocuparse de la calidad de lo que se hace, y de la vida, que solo hay una. Nos incitan a la acumulación y almacenamiento de productos sin una razón lógica. La producción  es para la emancipación y la liberación de la humanidad.

Visto lo visto, los resultados no son muy positivos que digamos,   

Y ellos, no van a dar marcha atrás por sí  mismos.

Nuestra labor es no permitirlo. ¿O sí?