Con el inicio de 2023, la obra del poeta Miguel Hernández, uno de los 177 autores del catálogo de la Biblioteca Nacional de España (BNE), ha pasado a ser de dominio público y por tanto a estar libre de derechos, es decir, puede ser editada, reproducida o difundida públicamente.

En España, los derechos de explotación de una obra subsisten 70 años después de la muerte del autor, aunque el plazo es de 80 años para los autores fallecidos antes del 7 de diciembre de 1987.

Como cada año, la BNE publica la relación de autores españoles cuya obra está en esta institución y que pasa a ser de domino público. Este año, el listado incluye a los fallecidos en 1942.

La obra del poeta Miguel Hernández pasa a ser de dominio público
La obra del poeta Miguel Hernández pasa a ser de dominio público

De los 177 autores autores del catálogo de la BNE, destaca este año especialmente Miguel Hernández, poeta y dramaturgo que a los 20 años publicó Perito en Lunas (1933).

Sus famosos poemarios como Nanas de la cebolla o Viento del pueblo, que el autor de la Generación del 36 dedicó a su segundo hijo, y que cierran el Cancionero y romancero de ausencias, el último poemario del autor, escrito en la cárcel en trozos de papel higiénico desde 1938 y publicado en Buenos Aires tras su muerte, podrán ser difundidos libremente.

También pasan a ser de dominio público las obras de Federico Urales, político y maestro español que fundó La Revista Blanca, gracias a la cual estuvo en contacto con intelectuales como Leopoldo Alas Clarín, Jacinto Benavente o Unamuno, para exiliarse a Francia en 1939, donde falleció en 1942.

Asimismo, pasan a ser de dominio público las obras de Julio González, escultor y dibujante que en 1899 se trasladó a París para colaborar con Picasso, y Luisa Casagemas Coll, compositora y violinista que fue una de las primeras autoras de ópera en España.

También las de Leonor Serrano, inspectora de educación e impulsora del método Montessori, abogada y feminista, quien durante la Guerra Civil huyó a Francia y a la que, a su vuelta, no le permitieron ejercer la docencia; las del abogado, político e historiador Ferran Valls i Taberner, director del Archivo de la Corona de Aragón; las del marqués de la Vega-Inclán o las de cantaora Lola Cabello.

Unas selección de obras de una parte de estos autores que se han digitalizado a lo largo del año ya están disponibles desde este mes en la Biblioteca Digital Hispánica.

1 Comentario

  1. Se habla poco de Miguel Hernández, uno de mis poetas favoritos hace muchos años. En cambio, Lorca o Machado gozan de mayor difusión y reconocimiento. Otros como José Hierro, Blas de Otero, Juan Ramón J., Gabriel Celaya o León Felipe, ( por hablar de poetas antifascistas de la misma época) son poco mencionados en los medios. Como los medios son los vehículos de comunicación cultural más próximos a la gran mayoría, uno puede explicarse bastante bien estas omisiones y otras muchas. Los medios- ideológicamente fascistoides como mínimo, igual que sus ricos propietarios- actúan de facto como censores del pensamiento antifascista, aunque a veces disimulan mencionando a algún contrario menos » agresivo» a su entender. Así que no se conforman con propagar mentiras, bulos y difundir tonterias. También propagan la incultura por omisión.

DEJA UNA RESPUESTA