José Pérez Ocaña, más conocido como Ocaña, fue un performer, artista, anarquista y activista LGBTQ+ español nacido en Cantillana, un pueblo de la provincia de Sevilla un 24 de marzo de 1947 y fallecido tras un polémico incendio en 1983.

Ocaña abandonó en 1971 su pueblo para trasladarse a Barcelona, donde desarrollaría su vida artística. Se declaraba anarquista, realizando unas performances durante las Jornadas Libertarias Internacionales de la CNT de 1977 en el parque Güell que quedarían para la historia.

Ocaña se convirtió en un icono de resistencia a la dictadura franquista durante la transición española​, aunque ha sido ampliamente ignorada por la historiografía del arte español.​ Más presente en los periódicos de la época que en las galerías o revistas de arte, de de todas las descripciones que se hacen de él surge un núcleo discursivo común alineado con la época de represión: Ocaña es presentado como «el pintor travestido de Las Ramblas» o como «andaluz, homosexual y pobre».

José Pérez Ocaña | Jorge, Entrevista, Fotos

Vivió en la Plaza Real y conoció a artistas como Nazario y Copi. Vivió humildemente en una buhardilla barcelonesa, ejerciendo el oficio de pintor decorativo para subsistir. Aunque su arte era apreciado por muchos, le tocó vivir entre el rechazo de un país todavía mirando a cuarenta años de dictadura.​ Se convirtió en una figura reconocible de las Ramblas, muy querido por sus vecinos.

Sus performances y acciones diversas, coetáneas al nacimiento del movimiento punk y de los primeros movimientos de protesta LGTB, prefiguraron las prácticas de desobediencia sexual y de género que comenzarían a agruparse bajo el nombre de ‘activismo queer’ a principios de los años ochenta.

El Ocaña y La Ocaña – arribaYabajo [a veces]

En septiembre de 1983 regresó a su pueblo para celebrar unas fiestas de carnaval y reunirse con su familia. Allí confeccionó y vistió un disfraz de sol elaborado con papel y tela que alguien del pueblo prendió fuego y le produjo quemaduras mortales. Lo narraba así El País:

El polifacético pintor, cantante y actor de Cantillana (Sevilla), salió ardiendo durante la cabalgata de gigantes y cabezudos que se organizó con motivo de las fiestas de su pueblo en honor de la Asunción. El popular Ocaña participó vestido de hada y con una antorcha en la mano, que fue la causante del fuego, resultando con quemaduras no graves en piernas, vientre y espalda, de las que fue inmediatamente atendido en el dispensario local.

El 18 de septiembre de 1983 murió en el hospital, una semana después de haberse quemado «accidentalmente» según los habitantes de Cantillana.

 

 

1 Comentario

DEJA UNA RESPUESTA