La congresista Alexandra Ocasio-Cortez ha revelado, durante una intervención en directo en su cuenta de ‘Instagram Live’, que se considera una «superviviente de una agresión sexual». La congresista demócrata compartió este hecho, sin entrar en detalles, mientras narraba lo vivido durante el asalto al Capitolio el pasado 6 de enero.

Este lunes, sobre las 21.00 (hora local), arrancó una emisión en directo desde Instagram, como hace habitualmente, y más desde el asalto al Capitolio. El mensaje lo lanzó visiblemente emocionada y explicó el suceso que había vivido, un trauma para ella.

“No lo sabe mucha gente”, señalo, explicando que «soy una superviviente de una agresión sexual. Y no le he dicho eso a mucha gente en mi vida», explicó.

 

Como «superviviente de una agresión sexual», dijo que estos traumas tienen dos caras: el momento en el que suceden y lo que viene después, la reacción del entorno. «La razón por la que digo esto y la razón por la que me emociono en este momento es porque estas personas (los republicanos) que nos dicen que sigamos adelante, que no es gran cosa, que debemos olvidar lo que sucedió, e incluso que nos disculpemos, usan las mismas tácticas de los abusadores».

El Asalto al Capitólio

Dos días antes del asalto, la demócrata dijo que sentía “ganas de vomitar por el miedo” de lo que podría ocurrir el 6 de enero, el día de la marcha de los seguidores de Donald Trump que derivó en la toma del Capitolio. Cerca de las dos de la tarde de ese día, oyó golpes muy fuertes en las puertas que dan a su oficina, como si alguien quisiera derribarlas. Pero no oyó voces, ni gritos, nadie se identificaba.

“Bum, bum, bum”, describió la congresista. Su asistente, que estaba con ella, le aconsejó que se escondiera. Entró a su baño y cerró la puerta. “¿¡Dónde está?! ¿¡Dónde está?!”, escuchó la voz de un hombre que accedió a su despacho. “En ese momento pensé que todo se había acabado (…) Retrospectivamente, quizá fueron cinco o diez segundos, pero por mi cerebro pasaron muchos pensamientos. Pensé que iba a morir”.

Entonces se enfrentó al hombre, blanco, que la miraba “con ira y hostilidad”. Su asistente identificó al hombre como agente de policía del Capitolio, aunque no sabía si estaba allí para ayudarla o para lastimarla. “Así de hostil era su apariencia”. El agente les ordenó que se fueran a otro edificio. Sin escolta y sin ubicación específica.

Ocasio-Cortez

«Cuando atravesamos un trauma esas experiencias se van sumando y nos convierten en lo que somos (…). La gente te dice no es para tanto. Pero no voy a dejar que pase otra vez, ni a mí, ni a otras personas que han sido víctimas, ni a nuestro país», contó la congresista en referencia a lo que a ella le ocurrió y en relación al asalto del Capitolio.