Las asociaciones recuerdan que el Plan Forestal del Principado de Asturias 2001-2060 establece que la superficie máxima de eucalipto permitida en la región será de 61.838 hectáreas, dato que ya ha sido superado ampliamente según las últimas cifras conocidas. Y a pesar de ello -denuncian-, «el Principado de Asturias sigue permitiendo la plantación masiva de esta especie sin ninguna restricción, de tal modo que ya hay concejos donde más del 80% de superficie arbolada está ocupada por eucaliptos».

Por otra parte, inciden en que el comité científico del Ministerio de Transición Ecológica constató, con los datos técnicos disponibles, «el carácter invasor de las especies de Eucalyptus naturalizadas en España».

Así, el ente gubernamental afirma que “Se concluye que se debería incluir en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras regulado por el R.D. 630/2013, de 2 de agosto, bajo el criterio de la IUCN (2000), a todas estas especies: Eucalyptus camaldulensis, E. globulus, E. gomphocephala, E. gunnii, E. nitens y E. sideroxylon, así como cualquier otra especie de este género cuyo destino sea la explotación forestal, debido al alto riesgo de invasión por estas especies consecuencia de sus características biológicas, fisiológicas y ecológicas”.

Monocultivo de eucalipto / Panoramio

Por este motivo el Ministerio «recomienda extremar la precaución con nuevas introducciones y plantaciones», llevar a cabo «un seguimiento local» y «medidas de erradicación» antes de que se haya generado un problema ambiental en la zona afectada.

Las organizaciones inciden además en que «es bien conocido el carácter pirófito de estos cultivos de eucalipto, lo que incrementa los riesgos ante un escenario en que los incendios son cada vez de mayores dimensiones». Además «los monocultivos de eucalipto reducen la biodiversidad y la riqueza paisajística y rompen la multifuncionalidad del monte, valores todos ellos de conservación prioritaria».

ILEGALIDAD PERMITIDA

Los colectivos indican que muchas de las nuevas plantaciones de eucalipto «se están llevando a cabo en suelos de interés agrícola sin la pertinente modificación de la calificación de los terrenos«, algo que supone una ilegalidad teniendo en cuenta la legislación urbanística vigente en Asturias.

Por todas estas razones, exigen que la Administración autonómica haga cumplir la legislación vigente, y que de inmediato se establezca una moratoria que desemboque en una revisión profunda de la política forestal asturiana.

Las organizaciones que han respaldado el comunicado son:

Coordinadora Ecoloxista d’Asturies
Colectivo Ecologista de Avilés
Grupo Ecologista Cangues Azor -GECA
Plataforma para la Defensa de la Coordillera Cantabrica -PDCC
Asociación Ereba, Ecología y Patrimonio
Geotrupes
SOS Cuideiru
Asociación Asturiana de Amig@s de la Naturaleza-ANA

DEJA UNA RESPUESTA