Según el National Geographic, hoy en día hay la mitad de leones africanos que hace 25 años. Unas cifras que arrojan una caída enorme en la población de estos animales provocada, en parte, por las cacerías a las que acuden como si fuesen unas vacaciones normales cientos de ciudadanos pudientes de países del primer mundo.

Un ejemplo de esta repulsiva actividad lo pone sobre la mesa la empresa Mkulu African Hunting Safaris, que ofrece una desagradable oferta para cazar leones en la que, «por la reserva de una cacería de león de categoría 2, 3, 4 o 5, te llevas una leona sin coste adicional».

Los precios para la cacería de estos felinos oscilan entre los 14.750 y 29.750 dólares (13.500 – 27.000 euros), dependiendo de la categoría. “De promedio, las cacerías de leonas individuales cuestan entre 5.000 y 7.000 dólares”, señala. ¡Haz cálculos y verás un ahorro de alrededor de 10.000 dólares por cacería!”, anuncian en su web.

La empresa, con sede en Sudáfrica, se dedica a la venta de safaris de caza en África, dirigido a un público que va desde «cualquier individuo» hasta «parejas de luna de miel». Además, ofrecen, por desgracia, precios para la caza de otros animales como, por ejemplo, 100 dólares por la caza de un babuino o 40.000 dólares por la caza de un elefante. También se ofertan jirafas, cocodrilos, hienas o linces, entre otros animales.

En la web de la compañía se puede acceder a una serie de videos de caza, aunque desde la empresa recomiendan no verlos en caso de ser un «Bunny Hugger», término referido de forma despectiva a los amantes de la naturaleza que defienden la fauna sobre al flora. Añaden que «es un misterio por qué estas personas miran nuestros vídeos de caza».

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario