Olfa Ouled: “¿Donde está Mohamed Lamin Haddi? ¿Con vida? o ¿lo hemos matado?”

Leila Zaimi.


Amnistía Internacional dirige otra carta a las autoridades marroquíes a propósito del preso político; Mohamed Lamin Haddi, que se encuentra aislado desde hace 4 años. Su familia y su abogado no tienen ninguna noticia sobre él desde el pasado 9 de Abril. 

En una declaración a ECSAHARAUI, la abogada de los presos saharauis y activista de derechos humanos, Olfa Ouled, expresa su inquietud en cuanto al destino de su cliente Mohamed Lamin Haddi. “estoy muy preocupada por el estado de salud (mental y física) de mi cliente. No tenemos noticias sobre él desde el 9 de abril”. “Frente a esta situación, permítame decir que estas prácticas de incomunicación sobre los presos políticos favorecen el sometimiento a tratos inhumanos”, declaró a nuestro periódico. Y añade: “ya que nadie sabe qué está pasando exactamente. ¿Dónde está? y ¿qué le pasa? Queremos saber si Haddi ¿Está con vida?, si ¿Está aún en el calabozo? O ¿lo han matado?» se cuestiona la defensora de los derechos humanos con tono enojado.

La abogada nos informó que su familia sigue luchando para que las autoridades marroquíes le traten como un ser humano mientras es inocente.

Olfa Ouled dice que piensa constantemente en la familia del activista. “Pienso en su familia, especialmente en su madre que sufre por no saber dónde está su hijo, y eso, desde hace dos meses”.

Amnistía Internacional llama otra vez las autoridades marroquíes.

La organización internacional Amnesty, escribió su segunda carta en dos meses al jefe del gobierno marroquí Saadeddine El Otmani, para que pongan fin a la reclusión en régimen de aislamiento al activista político saharaui, Mohamed Lamin Haddi, y respetar los derechos de los presos políticos y de opinión (derecho al acceso de servicios médicos, visitas periódicas de su familia). El llamamiento de Amnesty International fue también para los activistas de Gdeim Izik. “En vista de lo antedicho, le instó a poner fin a la reclusión en régimen de aislamiento de Mohamed Lamin Haddi, permitirle de inmediato el acceso a los servicios médicos necesarios y garantizar que sus condiciones de reclusión cumplen las normas internacionales. Lo instó también a garantizar que mantenga un acceso periódico a su familia y a su representación letrada y a que, de acuerdo con las Reglas Mandela —que disponen en la regla 59 que las personas presas deben ser asignadas, en la medida de lo posible, a prisiones próximas a sus hogares—, tanto él como los demás activistas de Gdeim Izik sean trasladados a El Aaiún, para que estén más cerca de sus familias. Por último, le insto a que Mohamed Lamine Haddi y los demás detenidos de Gdeim Izik sean sometidos a un nuevo juicio que sea justo y con arreglo a las normas internacionales”, escribían en la última carta fechada a 11 de junio de 2021.

En la carta de Amnistía señalaba que “Ni el abogado ni la familia de Mohamed Lamin Haddi tienen noticias de él desde el 9 de abril”. Más aún, el director de la prisión de Tiflet II, ha amenazado a Mohamed Lamin Haddi con trasladarlo a una celda pequeña, tipo mazmorra, si su familia seguía haciendo público su caso. “cuando Mohamed llamó a ambos para decirles que las autoridades de la prisión lo habían amenazado con llevarlo al calabozo si su familia no dejaba de pedir públicamente su liberación”, informaba la Organización no gubernamental.

Mohamed Lamine Haddi vive en un ataúd, 23 horas diarias, desde 2017

Su abogado describió la celda como una estancia pequeña, de 2 m², sin ventana, grifo ni retrete. Se la conoce con el nombre de “celda de castigo” o “ataúd”, por su tamaño. Desde el 9 de abril, su familia llamó al fiscal real y al director de la prisión de Tiflet II varias veces, sin recibir respuesta. El abogado de Mohamed Lamin Haddi y su familia llamaron a la prisión por separado el 1 de junio y les colgaron el teléfono cuando oyeron mencionar el nombre de Mohamed Lamin Haddi. La salud de Haddi se ha deteriorado desde que se mantuvo en huelga de hambre durante 69 días que comenzó en enero para pedir que dejaran de maltratarlo. El 23 de marzo, dijo a su familia que los guardias de la prisión acabaron con su huelga de hambre obligándolo a comer por la fuerza, que no había recibido ninguna atención médica durante su huelga de hambre y que estaba sufriendo una parálisis parcial, temblores, pérdida de memoria y dolores severos. Su abogado teme que la falta de noticias desde abril indique que su salud haya empeorado. 


Cabe destacar que desde el 17 de septiembre de 2017, las autoridades mantienen a Mohamed Lamin Haddi y a otros activistas de Gdeim Izik recluidos en régimen de aislamiento en la prisión de Tiflet II. Permanecen solos en sus celdas, sin contacto con otros reclusos, durante al menos 23 horas diarias. Las visitas familiares a las prisiones han estado prohibidas desde marzo de 2020 debido a las restricciones asociadas a la COVID-19. Según su abogado, las autoridades de la cárcel habían mantenido recluido a Mohamed Lamin Haddi en una celda de esas características en 2018 a modo de castigo.

Como recordatorio, Mohamed Lamine Haddi lleva desde 2017 detenido en régimen de aislamiento en la prisión de Tiflet II de Rabat, condenado arbitrariamente a una pena de 25 años de cárcel en el juicio masivo injusto de Gdeim Izik. Su salud se deterioró considerablemente tras la huelga de hambre que mantuvo durante 69 días en protesta por el maltrato sufrido en enero de 2021.

Fuente: El confidencial Saharaui

DEJA UNA RESPUESTA